FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

22 may. 2012

Agenda Cultural: Danza: Sed Erosiona


Coreografía e interpretación: Mariluz Arcas Voz: Rosa Miranda Dirección Artística: Abraham Gragera


Danza: Sed Erosiona
Viernes 25 y sábado 26 Mayo. Teatro Echegaray

Coreografía e interpretación: Mariluz Arcas
Voz: Rosa Miranda
Dirección Artística: Abraham Gragera



12 may. 2012

La sombrilla, reflexiones: La prensa y los niños

Una mesa y dos sillas. Un café y un chocolate caliente. Dos periódicos: uno nacional y otro deportivo. El nacional, generalista para mi. El deportivo para mi peque. Mientras yo leo que Holland es la promesa cumplida de la izquierda francesa, él mira escudos y resultados. Entre migajas de pan con aceite y  la gotita perdida del café sobre el mantel, llevamos una hora desayunando con los periódicos sobre la mesa.

Personalmente, no soy fiel a una sola marca, voy probando a unos y otros a ver de qué pata cojean. O simplemente, para leer a los articulistas o corresponsales a los que profeso devoción. Están en todas las cabeceras, así que tengo los afectos muy repartidos. El otro día mi peque y yo, estábamos en la gasolinera repostando y tengo la costumbre de que al pagar siempre cojo algún periódico. Normalmente, el niño siempre aprovecha para pedirme alguna chuchería, pero esta vez me sorprendió. Me pidió dinero para comprar un periódico deportivo. Lo admito, se me calló la baba en cascada. 

Por supuesto le dije que sí, que escogiera uno. Cuando cogió un ejemplar en el estante, pensé: Ése no nene, que tiene una chica con bikinis imposibles en la contraportada. Mujeres objeto, fetiches de una sensualidad demasiado explícita. Cosa que no me hace ni pizca de gracia. Pero pronto, detuve estos pensamientos, respiré hondo y me tomé unos segundos para analizar la situación más fríamente. Después de unos instantes de tensa espera, en los cuales el niño sostenía en el aire el periódico de la discordia, le dije que sí, que lo comprara.

Luego, ya en casa lo observé con tranquilidad. El niño está aprendiendo a leer, obviamente eligió el que tenía la portada más llamativa. La portada-escaparate con más colores, con las letras más grandes. En el interior, cada artículo presenta los escudos de todos los equipos y los resultados de los partidos. Tiene muchas infografías y las fotografías de los deportistas de sus amores.

En resumen, que visualmente el niño es capaz de interpretar el periódico sin comprender el contenido de los textos. Él solo es capaz de pasar páginas y entender qué se cuece en el césped nacional de todos los campos. Y cuando no lo tiene claro, pregunta dudas: "Mamá, ¿éste escudo de qué equipo es? Ah vale, Atlético 1- Real Madrid 4. Vaya paliza". Además, me pide un 'boli' y se pone a repasar alineaciones y a retransmitir partidos con voz radiofónica: "Gol, gol, gol del Málagaaaa".

1 may. 2012

La sombrilla, reflexiones: Café y redes sociales. Tres tópicos

Para pagarme los estudios de Periodismo y mi independencia personal trabajo en la cocina de una cafetería. Y aunque, podría dedicar un post entero a quejarme, no es mi estilo. Así que haciendo un esfuerzo creativo, intento verle el lado positivo al asunto. Y me dedico a observar, a  reflexionar, en ese lugar se gestan muchas de las sombrillas de este blog. 

Actualmente, en las cafeterías se ofrece conexión WIFI gratis, y ahí que van todos, a tomar su café o infusión, y a sentarse toda la tarde al arrullo de las teclas. Ciertamente, esta observación diaria ha hecho que muchos de mis tópicos mentales, o frases que he escuchado en boca de otros,  se caigan  por inconsistentes. 

Tópico 1: Las amas de casa no están en Internet. De eso nada, por aquí,  algunas van con un Mac. Salen al atardecer, un poco desaliñadas, con ese aire de no me arreglo porque no me apetece,  pero armadas con el portátil, el E-book, o incluso el Ipad. Al preguntar a una de ellas por qué lo tiene me dice: "Me lo ha regalado mi marido, nunca acierta con los regalos, pero esta vez acertó de pleno", sonríe mientras acaricia el cacharro.

 Junta a la barra tenemos un ordenador de mesa al que se acercan niños de todas las edades. Al pasar con el cubo y la fregona, los observo de reojillo. 

Tópico 2: Los niños y Tuenti. A los infantes de 4 a 8 años, se les ve jugando en páginas donde tienen que vestir a la muñeca Bratz o cazar pingüinos. El ratón es más grande que su mano, pero lo manejan con una soltura envidiable. Entre los chavales de 9 años en adelante, ya he pillado a algunos con cuenta en Tuenti, y por supuesto que les pregunto: Vamos a ver, ¿qué haces con cuenta en Tuenti, si tú no tienes 'tuenti-años'? Estas son algunas de sus respuestas:

- Niño de 9 años: "Se abre la cuenta poniendo que tienes de 19 años, me lo dijo mi primo de 16 años. Es lo que hace todo el mundo. Mis padres lo saben".

- Dos niñas de 9 y 4 años:  "Tengo 9 años,  la cuenta me la abrió mi hermano de 14". La más pequeña replica pizpireta: " Sí, es que con el Tuenti puedes hablar con la gente y compartir fotos. Mi abuela también tiene una cuenta".  Sigo yo: ¿Y cuántos años tiene tu abuela? "Tiene 40 años".

Tópico 3: A las personas mayores les cuesta reciclarse con las nuevas tecnologías y no les gustan las redes sociales.

Ya un poco más tarde, casi llegada la hora del cierre, viene siempre un señor que debe rondar los 60 años. Barba blanca, ojos azules y aire despistado. Pide un café con leche, un pastelillo y se sienta ante la pantalla. Una noche que me pilló fregando el salón, el recorrido virtual de este hombre me dejó asombrada. En una hora: visitó su perfil en Facebook, contestó unos cuantos correos en su cuenta de Hotmail,  consultó cómo se creaba una página web en una plataforma gratuita; ojeó algunos diarios digitales.  Y para rematar la faena, mientras  yo terminaba de darle al suelo los últimos fregonazos, él estaba dejando un comentario  larguísimo - más de 12 líneas, escrito a dos dedos y todo en mayúsculas - en la noticia que acababa de leer.

Los ojos me hicieron chiribitas, estas cosas me encantan. Comprobar la capacidad de adaptación que tenemos todos, para buscar y mejorar la comunicación. Todos queremos, necesitamos compartir que existimos.  Nativos o evolucionados digitales. Puede, quien quiere. Buenos días.

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...