FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

18 jun. 2011

La sombrilla, reflexiones en primavera (VIII): Loca de atar, reversionando a Pablo Alborán

"Algunos cuentan que no sabe adonde va. Otros murmuran que no tiene casa. La gente dice que no duerme jamás" Pablo Alborán ........ ¡Loca de atar! Sí, ya lo sé, que los puntos suspensivos son sólo tres, que seguramente a lo largo del post encontraréis faltas de ortografía, de concordancia o de estilo. Los que me conocen estarán sorprendidos, defraudados, inmunizados o indiferentes. Seguramente, seguramente. Bueno, eso es lo que yo me imagino, ya se sabe que las cosas cuando no se comprueban la mente rellena los vacíos o los silencios con lo que le da la real gana.

Esta mañana he leído que en la cultura japonesa quedarse callado es de "muy buena educación", pues mira, ya tengo un país al que si voy daré la nota desde que entre por la puerta. Pues, yo que sufro de verborrea galopante crónica y casi salvaje, el cartel de "muy mal educadísima" me predecerá. Ya se sabe: "Crea fama y échate a dormir".

La mañana de hoy la he pasado leyendo, me ha venido muy bien. Últimamente estoy "mu'quemá" y aunque es normal debido a un cúmulo de sucesos personales que comenzaron el 1 de enero de 2010 y que hoy a día 18 de junio de 2011, continúan aún en carne viva. Esto aunque suene crudo no es mala señal, estoy "quemá", pero sigo en pie.

La crisis de las crisis, produjo una autocombustión que cambió mi realidad. Un gran terremoto, un tsunami invisible que sólo yo cuando reaccioné y algunos especialistas han sabido reconocer. Es difícil hablar de lo que no se ve. Es más fácil hablar de fantasmas y de la vida después de la muerte y conservar intacta la credibilidad, que de la pérdida de derechos básicos en un país supuestamente democrático. A los que creen en el cambio, se les tacha de utópicos. A los que se manifiestan por los derechos reales se les llama quijotes.

Un día en clase me dijo una compañera: "Yeiza, tu manera de hablar es una utopía. Una persona sólo puede influir en su entorno más cercano, familia, amigos. Lo que uno puede controlar". La miré, suspiré y me callé. Me callé porque ni siquiera en esos círculos se puede imponer, sin caer en totalitarismos. Y es precisamente esa palabra 'control' la que me más miedo me dió. Personalmente, la cambiaría por 'influencia'.

Sí se puede influir en alguien, en una misma. Algunos me tachan de 'motivá', es posible, pero esa motivación no es natural. Es una opción racional, una elección. Y a veces también decae y es insuficiente. Ya se sabe cosas del directo. Unas veces se acierta y otras no tanto.

10 jun. 2011

Poesía: ¿Cómo lloran los poetas?

Los poetas no lloran, porque llorando,
las lágrimas derramarían la tinta necesaria para escribir.
Un poeta siempre tiene las manos vacías, pero los ojos llenos de promesas.
Un poeta sonríe en el silencio,
porque es en ese silencioso castigo transformado en aislamiento,
donde el poeta construye castillos confortables,
donde las palabras no pronunciadas
no son puñales que se clavan en el alma.
Sino rosas rendidas al artista.
El silencio de los poetas está lleno de susurros.
¿Has visto algún poeta sólo?
Fíjate bien, anda rodedado de historias, de cuentos, de poemas,
de líneas que son los caminos nuevos hacia nuevas gentes.
El poeta silencioso escribe sonetos en el viento.
El poeta cuando ríe, agradece con cada sonrisa
que la muerte le regala un día más para que siga escribiendo.
El poeta no escribe para vivir.
El poeta es un muerto con licencia para respirar.
La Parca es la única mujer que tiene potestad para callar a los poetas.
Y aún así, los eleva hasta el infinito.
Los poetas no lloran, sólo escriben.
Los poetas no mueren, porque viven en sus letras.
La poesía, es canción. La poesía es suspiro.
La poesía es pañuelo y mortaja.
La poesía es tumba y altares.
¿Sabes cómo lloran los poetas?

9 jun. 2011

La sombrilla, reflexiones en primavera (VII): Creo que estoy bien informada

"La actualidad es una trituradora", dijo el profesor de la UMA Díaz Nosty durante una de sus clases. Y qué gran verdad.

Ahora, los pepinos españoles luchan por su integridad, con abogados como Nacho Vidal que usan argumentos persuasivos contra Merkeles, que según creo toman poca ensalada.

Ay, también los brotes de soja holandeses están intoxicados. El último reducto de la comida sana, vegetariana, rica en isoflavonas para evitar las reacciones de la menopausia. Eso sí, los efluvios volcánicos islandeses, ya son algo tan cíclico como la canción del verano, convirtiendo las lluvias en los campos de cultivo como un aditivo más para completar la dieta.

Por otro lado, Lady Gaga está arruinada por gastarse todo el dinero en vestuario. Esto realmente es una pena, porque siempre iba muy bien arreglada esta chica. Los ricos se vuelven pobres y los muertos regresan en forma de muñeco vudú. El fallecido Michael J. Jackson en su personaje de Thriller, vuelve a la vida, con su mirada más enigmática.

Un muerto, disfrazado de zombi para recordar a un vivo. Sí, es que en el planeta Tierra somos así de cíclicos. Los egipcios pintaban sarcófagos con la cara del muerto acompañado de su gato y en la actualidad hacemos de los muertos negocios, altares y lo que haga falta. ¡Viva Michael, forever!

Sinceramente, y bromas aparte, aquí que no me oye nadie, personalmente creo que no ha muerto, y si lo está con lo que se cuidaba este hombre, su cuerpecito de bailarín etéreo debe estar incorrupto. Quizá próximamente veremos la canonización de este artista. Si ya hemos visto la muerte de Bin Laden, después de creer que este era un personaje de ficción sacado de las películas de la Jungla de Cristal. Entonces, mi sugerencia no es tan descabellada.

Entre tanto, Haití y Tokio, luchan contra el olvido así que se ahorran las ensaladas de pepinos con soja. Y el dinero, si lo tuvieran, no se lo gastarían en comprar muñequitos de coleccionistas, para que bailen un 'pas a deux' con las Barbies.

7 jun. 2011

Poesía: Reflexionando sobre la Poesía

La poesía puede ser metal al rojo vivo, forjada en la fragua de Vulcano.
Puede despertar conciencias o adormecer los sentidos.
La poesía pueden ser palabras huecas o diamantes en cada letra.
La poesía transforma al poeta en un ser despierto,
tan despierto que debe cerrar los ojos para seguir viviendo.
La poesía puede estar a sujeta a normas para que encaje en algún canon.
La poesía puede ser sumisa y escribirse en sonetos, liras o pareados.
La poesía puede ser rebelde y saberse libre.
La poesía puede ser bastarda, como bastardos son a veces los poetas.
La poesía es rica aunque el poeta sea pobre.
La poesía es memoria aunque todos la borren.
La poesía es un juego sólo apto para inteligentes, pues, pueden encerrar tesoros que cualquier joyero no sabe apreciar.
Los poetas morirán olvidados, pero su obra no los olvida.
Las obras de los poetas son los hijos póstumos que recuerdan a su padre muerto.
Los poetas celebran en silencio que Dios ha muerto, porque en su ausencia ellos son los creadores.
Los poetas son clarividentes en sociedades cegadas.
............. síguela tú

6 jun. 2011

Minirrelato: Lecturas apócrifas

- ¡Fujur!- se escuchó un grito desde el fondo del armario. ¿Cuándo se acaba esta historia?
- ¿Cuál historia? La del niño al que tres reyes fueron a ofrecerle oro, incienso y mirra.
- Ah, pues no sé, ¿porqué? -- contestó Fujur desde su cielo estrellado. El niño lleva un rato llorando porque lo que quiere es leche de camella y dátiles. Y los otros no se enteran. Pues, habrá que traducirles el mensaje. Ya se sabe que el lenguaje de los puros de corazón es difícil entender. Fujur, ese dragón alado de ojos grandes y gran corazón, atravesó el cielo a toda velocidad para que el cinismo de la materia gris no se tragara Fantasía.

4 jun. 2011

Minirrelato: La niña que leía demasiado (II)

Imagen: Hola.com
La niña continuaba con sus quehaceres diarios. Le faltaban horas al día para escabullirse a la azotea y esconderse a leer entre los bidones de uralita llenos de agua y larvas de mosquitos. Ese hueco era uno de sus refugios para disfrutar al sol. Cuando ya se cansó del diccionario y las enciclopedias, necesitaba savia fresca. Así que se pasó a la Biblia, y a todos los libros y revistas que cada semana traían los que llaman a Dios por su nombre de pila 'Yahveh'.

El peso de la lectura diaria se notaba en la destreza y el dominio de la palabra, cosa que no pasaba desapercibida entre los adultos. En cuanto podía, en alguna reunión donde los mayores de ponen a hacer filosofía de salón, ni corta ni perezosa se lanzaba aportar su opinión sobre algún tema.

Al padre le hacía gracia, que la niña despuntara de esa manera, pero le advertía que se contuviera, que se regalaba demasiado, que siempre hay que guardar un as en la manga. Vamos, hacerse el tonto. La niña indignada no entendía porque su padre le decía esas cosas. Entonces, ¿para qué están los libros sino es para leerlos y compartirlos?- refunfuñaba entre dientes.

Una tarde de verano tocó a la puerta como cada semana, una de las repartidoras de las revistas de las verdades textuales, aunque esta vez no venía sola. Su madre le dice: "Abre, recoge las revistas pero no les des conversación que se ponen muy pesadas". Pero, si son buena gente, les gusta leer y hablar como a mí - dijo la niña  mientras se dirigía hacia la puerta.

Recogió las revistas, dio la voluntad y con ella el torrente de palabras que guardaba para la ocasión, pero esta vez no fue como de costumbre, un intercambio amable de citas y opiniones. La acompañante venía a hacer un examen sorpresa:  "¿Quién te crees tú? ¿Por qué sabes tanto? ¿A quién sirves? No se puede servir a dos señores." Estas y otras preguntas, una detrás de otra, iban aderezadas con una retahíla de citas bíblicas repetidas casi sin respirar.

La niña, ante ese ataque frontal, se sintió insignificante. ¿Qué estaban haciendo aquellas dos mujeres?- se preguntó presa del pánico. Las mujeres, cuando ya la vieron aturdida y muda, decidieron irse. Ella cerró la puerta, cogió su muñeca y corrió a esconderse en el hueco de las escaleras, llorando y preguntándose el por qué de ese episodio.

Una hora más tarde llega su padre del trabajo y se extraña de la ausencia de la niña. Decide buscarla y la encuentra con la mirada llena de pavor. Aún le temblaban las manos mientras le explicaba lo sucedido. Él comprensivo la saca de su escondite y le dice: "Ay hija, no pretendas que Aldonza Lorenzo se convierta en Dulcinea del Toboso, mi pequeña Quijote".

1 jun. 2011

POESÍA: El gato y la manzana

La tentación vive arriba - el viento susurraba.

¿Arriba, dónde?- contestó la serpiente alada.

¡En el árbol! Repítelo al resto para que todos puedan volar - las nubes indicaban.

Nooo, el cielo se llenaría, y no hay hueco para tanta gente.

Ay serpiente maldita, por no transmitir el mensaje,

hasta que cumplas tu misión,

tus alas perderás - sentenció el Silencio.

Ese Silencio perpetuo llamado Eternidad.

La serpiente que por sus alas lloraba,

se abrazó al árbol para cumplir su labor.

Cronos hizo de centinela,

recordándole a cada instante,

que el tiempo vuela,

que el tiempo marca los tiempos,

que el tiempo aborta los inciertos.

Un gato que pasaba,

buscando sombras mejores.

Se acurrucó junto a las raíces.

Acurrucado y en silencio,

escuchaba la savia fluir desde el infierno

y transformar su esencia con la tierra,

recorriendo cada vena, cada arteria.

El gato tranquilito escuchaba la melodía.

A gusto como estaba ronroneaba al son de la musiquilla.

La serpiente observó al felino.

Lo que esperaba no era - pensó desde su fría cabeza.

Pero, si disfruta con la sombra quizás difrute con la sagrada fruta.

La serpiente desalada baja desde la copa,

y al gato ofrece una manzana.

El felino feliz y agradecido acepta semejante vianda.

El gato juega jugando con la manzana.

La serpiente sin alas, lo miraba indignada.

Y este gato, ¿por qué no se come la manzana?

¿Véis como no se merecen estos seres nada?

Calla y sigue esperando - soplaron las nubes a la serpiente sin alas.

Juega jugando el gato,

jugando con la manzana.

La curiosidad curiosa se contagia,

y llamó la atención de muchos que se acercaron

a ver con qué jugaba.

La cogió una esposa y la compartió con su esposo.

La cogió un arquero y la puso sobre la cabeza de su hijo,

para demostrar que por amor su puntería se afina.

La cogió un pensador para demostrar sus teorías.

La cogió un poeta para escribir sus poesías.

Al ver semejante espectáculo, la serpiente lloró, llorando.

Y esas lágrimas frías le devolvieron las alas.


Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...