FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

Buscar contenidos de este blog

Cargando...

19 de nov. de 2014

Minirrelato: Casas viejas

Casas viejas, más por las grietas en las paredes,  que por lo que cuentan. Casas viejas, abandonadas. Promotoras de historias fantásticas y peligrosas para los que se aventuran a caminar entre sus paredes, sorteando escalones rotos o la inexistencia de barandillas. Suelos de madera podrida, olor a humedad, a estiércol, a guano. 

El polvo suspendido en el aire baila en las narices provocando estornudos desnudos, sin manos, sin pañuelos. Estornudos mojados que impregnan el aire viciado. Vicio de una soledad que provocan las puertas cerradas, los quicios de las ventanas maltrechas y unos muebles que esconden las sombras de los objetos que alguna vez resguardaron. 

Los que entran pueden entender el idioma de la vejez hedionda, y descifrar las historias de amor, anhelos o represiones. Distinguir el olor de los miedos que se mezclan con el olor a humedad y polvo añejo. Sonidos de pisadas suceden a las antiguas músicas que alguna vez sonaron. El sordo solo oye el crujir del suelo bajo sus pies. El sensible escucha la voz desgarrada de la persona que impregnó las paredes con su sonido.

Casas viejas, álbumes de fotos en sepia y caras de seres celestiales. Celestialmente muertos, entiéndase. Seres con rostros interesantes, bellos, que inspiran curiosidad, y tal vez, envidia. Una historia sugerida por instantáneas congeladas en el tiempo. Si las miras fijamente, moverán los labios y o estirarán los miembros dormidos por la postura estática.... Casas viejas

6 de nov. de 2014

Minirrelato: Punto final


La accidentada relación se terminó. Casi dos años de discusiones, idas y venidas. Reencuentros y desencuentros. Todo para terminar en el mismo sitio. Cansada se tumba mirando el techo. Apaga la luz y un torbellino de reproches al otro no paran de acosarla a pesar del sueño. ¡Cuántos proyectos tirados a la basura! Vuelve a suspirar con rabia.

Recuesta mejor la cabeza en la almohada, mientras recorre el estrecho pasillo entre la consciencia y el sopor, cuando un ser de luz se acercó a ella. La llamó "Mamá". Tenía la altura de una niña de tres o cuatro años, de pie junto a la cama. Comenzó a hablar con voz infantil pero segura preguntando por su futuro. Pues, notó que ya no había lugar para ella y vagaba sola. 

La mujer le dijo que lo sentía, le pedía disculpas porque no había elegido bien a la otra persona y ahora no era su momento. La niña contestó que lo entendía, sonrió comprensiva y aprovechó para decir que no quería llamarse como ella. Su madre ya había escrito su historia y ella no deseaba el nombre repetido. La mujer rió  y acordó que el nuevo nombre que ella proponía lleno de aes era precioso, y con mucha garra para una niña con carácter. 

Cuando llevaban un rato hablando madre e hija, la niña le preguntó:
- ¿Mamá, ahora a donde voy? 
- Ella le contestó: Fúndete conmigo, cariño.


8 de ago. de 2014

Minirreflexiones: ¿Cumpleaños?

Hoy es mi cumpleaños, 37 años mal o bien llevados según se mire. Sigo inspirándome en las antiguas canciones de Pablo Alborán para escribir. Mientras mi hijo no para de subirse por las paredes. La conversación que tuve estos días con mi padre llevaba tono filosófico:

- "Hija, crees que celebras que has llegado a los 37. Pero no es así, no estás esperando los 37. Los empezaste a vivir desde es primer día. El día después a tu cumpleaños tendrás 37+1, luego 37+2...."

O sea que estoy celebrando una despedida y una bienvenida. Celebrando el paso del tiempo, una suma de vida o una resta hacia la muerte... Vamos, a ver si aprovecho el tiempo que queda entre medias. Gracias a todos.


11 de jul. de 2014

La sombrilla, reflexiones: Es la hora de los figurantes

La vida es puro movimiento y cambio. El tiempo consigue que donde antes la fantasía y la vana imaginación te hacía ver cualidades de super-estrella a individuos tan corrientes como tú y como yo. Ahora la bendita de realidad te hace ver con detalle cada uno de sus defectos.

Te hace comprender que el que es plumilla no es literato. Te hace ser crítico ante mercachifles que planifican estrategias de mercado surrealistas capaces de cargarse un medio de comunicación. Te hace sentir la falta de ética en la práctica profesional, y la ausencia del concepto "Responsabilidad Social Corporativa" cuando formas parte del engranaje de la campaña de captación de nuevos clientes, abriendo mercado. 

Sinceramente, el dineral que se gastan en anuncios publicitarios: radio, televisión o prensa. O incluso patrocinando festivales de cine o equipos deportivos no les lava la cara. Las decenas de oficinas de 'marketing' que se multiplican como hongos tienen el efecto de un rebaño de vacas: "Por donde ellas pasan no vuelve a crecer la hierba".  Si se realizara una auditoría de calidad se darían cuenta que no por más estrujar la ubre a la vaca esta va a echar más leche.

La gente no es tonta, aunque la estrategia del asesor de calle sea, a veces, hacérselo creer. ¡Ay!..."Bella, bella, idiota" cantaba Marco Massini En un minuto un comercial te ha hecho creer que eres el único, el primero, el último, el especial. Todo está cuidadosamente estudiado, la sonrisa, el movimiento del pelo, la voz que atrapa tu atención. El comercial es el soldado raso de la maquinaria que escribe las directrices, los guiones.

La ética es una palabra absurda. Es un mundo de tiburones, de lobos y serpientes. Todo envuelto en un halo materialista caduco. Viven del recuerdo: de sueldos astronómicos que antes podían ganar, del Mercedes que tuvieron que vender. Pero, sienten que siguen formando parte de la maquinaria capitalista, que aún oxidada, no dejan de empujar.

"Cada uno da lo que recibe, luego recibe lo que da"... recita Jorge Drexler que habla de transformación. El I Ching habla de las mutaciones. La vida es evolutiva 'per sé'. Nos lo canten, nos lo rimen o nos lo diga el oráculo con su estilo oscurantista. Lo que hace falta es que los "number ones" se quiten la careta y se pongan al lado de los figurantes como uno más. Que dejen de ver el mundo de manera piramidal y guarden el embudo.

7 de jul. de 2014

Minirrelato: Conclusiones de una visión orgásmica

En la cama jugueteaban dos figuras a medio vestir, semidesnudas. La sábana enrededa y abandonada en una esquina. La mano de él, tocaba el Ángelus a media tarde, desde el torreón situado más abajo del monte de Venus. Las palpitaciones de ella, se acompasaban con la respiración rítmica que iba aumentando hasta alcanzar el clímax. 

Contuvo la respiración con los ojos cerrados durante unos segundos, alargando el placer. Hasta que de repente, una imagen en blanco y negro se dibujó en su retina. Como un fogonazo, una instantánea atrapada en sus párpados. 

En la foto se veía un hombre mayor con un sombrero de paja apoyado junto a una carreta. Estaba de espaldas, no posaba en ningún caso. A su alrededor un campo yermo, quizás en barbecho. Durante una fracción de segundo los blancos se volvieron brillantes y las sombras se fundieron a negro. Ella exhaló aire y abrió los ojos. ¿Qué ha pasado? ¿A quién he visto?- se preguntó, en silencio primero. Pero luego compartiéndolo en voz alta con su pareja.

Nunca le había pasado eso. Pero sentía que esa figura no tenía nada que ver con ella, era algo residual, algo trasmitido por él. Esa visión correspondía a la vida de otro, no era nadie de su familia, no era un recuerdo. Tenía que ser algún familiar fallecido hace tiempo pero que de alguna manera estaba ligado con ese hombre.

Los amantes, se incorporaron en la cama y comenzaron a deducir la incógnita de aquella impronta en la retina. Sin querer la chica había conectado con la energía del abuelo del chico. Un hombre que sobrevivió la Guerra Civil, padre de familia numerosa... Ella se entusiasmó con la idea de saber más, le pidió que buscaran una foto. 

La foto no apareció, pero si recuerdos de guerra y familias ejemplares venidas a menos. Orgullos de grandes hombres, que transformaron la tierra adaptándola para sembrar patatas o cavar fosas comunes. Historias de hombres y mujeres que guardaron rencor a familiares, durante generaciones. Desprecios por los parecidos físicos de abuelos y nietos. "Te pareces a él" susurran con miedo. Quieren olvidar.

Ella lo escuchaba hablar, suspira, le toma la mano. Quizás es hora de sacar las fotos que están escondidas. Saber para entender. Las generaciones que han heredado sentimientos de odio o de tristeza sin fondo, evolucionarán si lo desean. Nosotros, podemos asumir el pasado e intentar ordenar las estanterías de los olvidados- dijo mientras cerraba los ojos intentando recuperar la imagen que se imprimió en sus párpados.

4 de may. de 2014

Locurreflexiones de domingo: Indiscretamente observado

Mi mirada es indiscreta. Los observo con la mirada atenta del espectador crítico. Apunto sus movimientos, sus cambios de voz. Registro sus reacciones al sentirse observados y cómo se transforman cuando finjo escribir, leer o mirar para otro lado, aunque no deje de escuchar.

Mi atención se centra en ellos hasta que la banalidad del hecho, situación o conversación sin sustancia hace que se disuelva como el humo. Algunos se sienten mortificados, molestos con el ojo-lente, otros se acomodan a su papel y como actores que son conscientes de la conexión con su público suben el tono de voz. Entonces el oyente es capaz de hacerse una composición de lugar, del hecho, la situación de esos desconocidos que se sienten cómodos con los 'voyeuristas' - 'mirones' en cristiano. 

La observación me hace real. Tu mirada, tus ojos, tu escucha constatan mi existencia...¿Si no me ves no existo?

29 de abr. de 2014

La sombrilla, reflexiones: La sociedad crispada

La gente está insoportable... No es una queja, es una observación. Los escucho quejarse todo el tiempo. El autobús de línea 130 Málaga-Campanillas de Olmedo ha echado el cerrojo y ahora es la EMT la que se amplía líneas, más recorrido con los mismos autobuses, y en más tiempo. Nadie está contento. Cuando llega a la parada los viajeros ya no dan los "Buenos días", entran amotinados. Y atacan al conductor a bocajarro, a grito limpio: "Esto no puede ser, llevamos tres cuartos de hora esperando. Han pasado cuatro autobuses dos del 25 y dos del 19 que tardan en volver. Los primeros van llenos y los segundo vacíos"- esgrimen algunos. "¡No podemos llegar todos los días tardes a trabajar!"- arguyen otros. Al final todos se miran y al unísono dicen: "Hay que poner una queja formal, recoger firmas",  pero al decirlo en voz alta se dan cuenta que ninguno de ellos levantará la mano y dirá: ¡Vale, nos unimos! Tanto griterío queda en desahogo y ruido.

Atardecer en el puente. Maqueda. YSH
La teoría que ofrece el cine americano de que en las grandes crisis o catástrofes surge la solidaridad, la honradez, el 'buenismo' que todos llevamos dentro es absurda. La realidad no es esa. De la crisálida no están saliendo mariposas. Unas veces son simples babosas que continúan arrastrándose y otras se han vuelto depredadores evolucionados donde la ética y las buenas prácticas son una molestia para amasar dinero. Sí, hay dinero, no se mueve mucho pero hay dinero. 

- Ambición, ambición, ¿tienes ambición?
- Pues, mire usted, más que ambición, necesidad. 
- La necesidad no es suficiente, te falta la ambición necesaria para crecer. ¿Quieres la oportunidad?

Esto que suena a pacto con el diablo, no sólo lo parece. Es que lo es. Actualmente, está proliferando la figura del 'asesor/promotor/azafato/ayudadores del prójimo porque yo lo digo". Sinónimos todos del comercial de toda la vida. Energéticas, telecomunicaciones, Ong's... Todo vale. Cualquiera puede montar un chiringuito, ponerse una corbata, decirse a sí mismo "¡Qué guapo estoy!" y se considera líder de una grey de gente desesperada por trabajar y llevar dinero a su casa. Tiempo, esfuerzo y dinero que muchas veces no llega a ver, pero que el pirata de turno ya se ha escanciado sobre su coche de alta gama. Mientras les grita que son unos 'improfesionales', no vaya a ser que se den cuenta que la oportunidad era simplemente para estamparse contra la pared.

Las grandes empresas que pagan caros anuncios para limpiar una imagen que se destroza todos los días en la calle usando técnicas deplorables y propias de piratas sin escrúpulos. Deberían poner en práctica la Responsabilidad Social y sembrar para recoger. No pasar como apisonadoras, porque detrás de ellos ya no vuelve a crecer la hierba. Quedan cicatrices que no se olvidan.

Por suerte, cuando llega la tarde y vas de regreso a casa. Para desconectar del 'quejío' ajeno la vida te regala instantáneas que reflejan algo de paz y tranquilidad. Como la foto del puente en la que unas chicas gritan sin preocupaciones piropos a los chicos desde lejos.

19 de abr. de 2014

Instantáneas: La brevedad de una foto

Querido lector:

Descansa la vista. Cuando paseas, a veces, el arte está escondido donde menos lo esperas. Estas fotos las tomé en la parte de atrás del campo de fútbol de Santa Rosalía (Málaga). Si bien el grafitti no es un arte que suela pedir permiso, están escondidas. En la parte de atrás. El descampado, como único testigo, es también el escenario de unas pinturas que bailan en la pared. Toman vida al ser vistas, cuentan una historia o la insinúan para que el paseante las descubra. Pintores dueños del spray y de su firma. Exactamente, no sé quienes son sus autores, pero me gustaron y durante unos instantes escuché lo que me contaban...


En la escuadra. YSH. 

El ganster. YSH. 


Tauro. YSH. 

La sombrilla: Graduando la vista: Ahora lejos, ahora cerca

http://www.semana-santa-malaga.com/semana-santa-de-malaga-2014.htmlBuenos días. Hoy es sábado de Semana Santa y sin salir de casa he visto las procesiones desde la ventana de Facebook. En el muro de mis amig@s observo, los he visto de día posando, encerrando tronos de madrugada, he leído en sus estados las impresiones que les causaron. Mientras, desde Chile continúan los incendios y mis amigos chilenos publican que piden ropa para los desahuciados y que no olvidemos que esto dura mucho. Será una constante en el tiempo, un poco más, porque los fuegos aún no se han apagado. Y aunque lo hagan, muchos han quedado sin nada.

Para mí, estos días sagrados en los que se revive el sufrimiento de Jesucristo en sus últimos momentos, se me tornan vacaciones obligadas. Un parón en el trabajo, mi nueva ocupación es ver gente y hablar con gente. Muchos dicen que con lo que me gusta hablar estaré en mi trabajo ideal. Pues, ni sí ni no, ni todo lo contrario. Solo sé, que acabo exhausta de andar y estar con individuos. Y que al terminar la jornada no me apetece, hablar con nadie, escuchar a nadie o relacionarme con nadie. La vida de comercial me está espabilando mucho, lo reconozco. Antes eran residenciales, ahora empresariales. El 'target' cambia, cambia el producto y tengo que cambiar mis técnicas. Mis compañeros dicen que me lo tomo todo demasiado en serio. Y es que para bien o para mal, eres la cara de la empresa a la que representas - o eso me digo yo.

Me hace gracia, porque estudié Periodismo y aunque esa formación no me da de comer, sale la impronta en los discursos. Mis clientes salen bien informados. Tanto, que mis compañeros me dicen: "Los comerciales hablan lo justo, ni un dato más o tú sola te tiras la venta". En fin, que ahí ando puliendo las herramientas para la venta efectiva y hacer que esta nueva etapa en mi vida me provea de sustento y tranquilidad. 

Necesito recuperar, tanto por vosotros como por mí, estos ratitos de intimidad con las letras. Que el pragmatismo de la comunicación no me convierta en una caja registradora de palabras. O me convierta en una máquina tragaperras: "Introduzca un euro, por favor...Gracias".

Murió Gabo, Gabriel García Márquez, escritor y periodista. En el timeline global se celebran sus palabras, como las Sagradas Escrituras de un profeta. Aunque siempre se ha dicho que los poetas son los visionarios de las letras. Ahora, el eco de Gabriel es más fuerte cuando se aleja.

Mientras pasea el Cristo de "Los Mil y Un Atavíos". En Málaga, Antonio Banderas viste de cofrade, reclamo publicitario andante. La ciudad, vive de manera más teatral que nunca un evento, que la bíblica agenda nos regaló. He visto el graderío para los abonados: más seguros, cómodos y con mejores vistas. He visto la parte no "Very Important People" de la gente que se llevaba su hamaca y la colocaba en la esquinita de la acera, que como único requisito le exigía estar sentado en ella un par de horas antes del paseo procesionario.

Muestras de fe y arrepentimiento en los penitentes. Mientras los tambores de las bandas marcan el paso del trono y los susurros de las estafas en los cursos para desempleados, suenan por lo 'bajini'. Mientras en España nos 'colocamos' con el olor a incienso, en Ucrania rezan para no llegar a oler el de la pólvora de otra guerra. Escucho que tendría repercusiones económicas, pues, Europa es dependiente del gas natural. Parece que somos más mercantilistas que pacifistas. Me entristece que de nuevo salga esta parte del mundo vestida de caqui, con tanques aparcados en línea azul...

Entiendo querido lector que este post parezca caótico y un poco oxidado. Iremos mejorando.

6 de mar. de 2014

La sombrilla: 'Resetando' para seguir evolucionando

Querido lector, ¡qué descuidado te tengo! Es que esto de ser autónoma/freelance/independiente para buscarte las habichuelas, pues me tiene la creatividad 'enconá'. Aquí ando recorriéndome Málaga y alrededores. Tocando puertas, dando los buenos días a las mirillas, saludando con energía a las medias caras que te abren con la cadena puesta y el ojo al estilo Sr. de los Anillos inquiriéndote por haber osado tocar el timbre de su modesta, curiosa y opulenta vivienda.

A puerta fría se llama la película del español Xavi Puebla. No la he visto aún, así que no puedo contrastar visiones. Mi ojo-lente graba su propia versión de los rincones que visito. De hecho es demasiada información, son muchas puertas, muchas personas, muchas historias, muchos olores, muchas sensaciones. 

Unas veces bienvenida y otras mil maldecida, confundida a veces con la visita sorpresa a la que desahogar sus penas, o entretener su momento de soledad. Intento tirar de bagaje personal para que sea mítica esa operación. Mientras, relleno formularios que sellarán ese momento, juntos solos ante Dios y la comercializadora a la que presto mis recursos humanos...(Suena el teléfono)  La conversación con mi jefe ha hecho que pierda el hilo, continuará......


30 de ene. de 2014

Minirreflexión en el Bus

Aqui ando haciendo mis pinitos literarios con el blog. Normalmente es más rápido en Facebook, no se por qué no me deja poner acentos. Juguetear con los Smartphones a veces deja que desear. Buenos dias.

12 de ene. de 2014

Locurreflexiones: El dominical

Kiosko
Acabo de bajar a comprar el periódico, hace tiempo que tenía descuidada esta buena costumbre, pero he vuelto triste. El porqué de esta emoción es simple. La revista o magacín la he abierto con ávidez, y solo saltaron a mis ojos los brillantes colores de los publirreportajes sobre moda y destinos turísticos. Magníficas fotos, diseño excelente, pero pura paja... Inspiré largo y tendido. No pasa nada, la publicidad es un mal necesario y/o indispensable, pensé. Pasé al ejemplar de prensa que era lo que realmente buscaba, me sorprendió que pesaba poco. ¿Qué extraño? Si el periódico de los domingos venía cargado de sorpresas desde la primera hasta la última página. He echado una ojeada rápida a dos crónicas de una página cada una, de dos corresponsales en el extranjero. Es lo único salvable, se me escapó en voz alta.

Me digo a mi misma, Yeiza, tranquila te estás acostumbrando a leer en el móvil las noticias que te interesan, la rápidez y variedad que encuentras en ese formato hace que te parezca insulso este ejemplar. ¡Dios, mío me estoy volviendo un monstruo digital! Me siento estafada al comprar en papel. Necesito sentarme con un café o un té para pasar sus páginas voluminosas. Ya no me siento una 'falsa intelectual' que compra el dominical en el kiosko y se pasea por las callejuelas mirando a los que no lo han hecho. Me siento una antigualla con patas, casi siento vergüenza. 

Llevo tiempo sintiéndome rara, cuando desayuno pido sin pudor todos los periódicos que tengan en la cafetería de turno, para asombro de los camareros. Este siempre ha sido uno de mis vicios inconfensables. Recortaba a mis columnistas de culto, guardaba los reportajes que me habían gustado. Cogía ideas, continuaba el hilo de las conversaciones que ellos inician con cada información... Serán las prisas, seguro que por eso tengo este ejemplar en las manos y como un antiguo amigo nos iremos reconociendo o despidiendo del todo.  De la información no, del formato. 

Aún recuerdo que en mis muchas mudanzas siempre he tenido que llevar, con todo el dolor de mi alma, los ejemplares atrasados que no me había dado tiempo a leer y se habían vuelto de un gris sucio por el olvido. Los tiraba pensando, cuánto trabajo ajeno sin aprovechar, cuánta información me voy a perder... Es que soy muy sentimental y he sido fetichista de la prensa en papel. Así que ahora no me reconozco. Estoy pensando en comprarme una tablet, si hay que suscribirse, una se suscribe. Ver en condiciones la información que ofrece un mundo convulso. 

Ahora no es momento para estar desconectado de la realidad, el mundo está cambiando a nivel global, y el trabajo periodístico que se está haciendo te obliga a mirar más allá de las fronteras del marco de la puerta. Da mareo e incluso asco en algunos momentos saber la verdad, conocer los detalles que esconde la sociedad en todos los sectores.

La dichosa frase de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, de su libro El Gatopardo: "Cambiarlo todo para que nada cambie", me indigna. Me suelo indignar a menudo, es otro defecto que tengo, me indigno valga para algo o no. No soporto esa mentalidad, porque la humanidad se ha desarrollado al margen de este tipo de ideas. A base de crisis y victorias hemos evolucionado, los que se aferran al poder agarrándose a coronas oxidadas o intentan perpetuar su molesta presencia embalsamados y en urnas de cristal, no son más que esperpentos decrépitos que existen porque destruirlo significaría que han impuesto una mentira y se les dejó hacer impunemente. Significaría que George Orwell en su obra 1984, no solo escribió un libro visionario, sino el cápitulo apócrifo del evangelio que nadie quiere leer. 

31 de dic. de 2013

La sombrilla, reflexiones: ¡Váyase 2013!

Doodle de Google

Dichoso año. Empezó de manera extraña y lo hace de la misma manera. La vida da 360 grados aunque no te guste. "Tú puedes elegir" fue una de las frases que me dijeron al cierre del caótico 2012. Desde luego que podemos decidir, aunque  a veces cuando una no da ni un paso pa'lante ni pa'trás, la vida coge a los indecisos por el lomo y los saca de la trampas, barreras o falsos compromisos que lo tenían atascado en el mismo escollo. 

Ya se lo dije a mis amigos: 2013 es un año atípico, nos vamos a sorprender con muchos cambios. De hecho así ha sido, para bien o para mal. Las experiencias me han cambiado el carácter, los chascos tienen su sabiduría. Y como ya he conseguido afinar la fórmula para sintetizar la enseñanza que nos da la vida con cada tropezón, pues, ya tengo un buen bagaje del que no estoy del todo descontenta.

La primera medida que vuelvo a retomar es  llevar una agenda. No sé el porqué me negué a organizar o apuntar mis citas. Me gusta ser meticulosa, pero este año me puse rebelde, porque una dispone y el destino, el azar, Dios, o como lo queramos llamar hace lo que le sale del alma, lo cambia todo y nos tenemos que adaptar.

Llevo todo el día pensando, sobre qué escribir para que el 2013 no se vaya dolorido y rencoroso por la puerta. Después de todo él es solo un número en un calendario. No todo es malo, ni mucho menos. Hay cosas que guardo en mi memoria con mucho cariño, que no se borrarán ni formateándolo. Hubiese querido teclear unas líneas poéticas, líricas, pero no me salen. ¿Me estaré volviendo cínica? (Recordar ésto para otra reflexión).

Feliz entrada de año a tod@s mis lectores por vuestra fidelidad, que tengamos la fiesta en paz y busquemos la felicidad que se esconde detrás de cada detalle.

25 de dic. de 2013

La sombrilla, reflexiones: Un café con Valle-Inclán

¡Ay, lo que daría por tomar un café con Valle-Inclán! Nos sentaríamos y reiríamos a mandíbula batiente porque la realidad es más esperpéntica que cualquier idea que pasara por su pluma. Málaga la bella y salerosa, como la llaman algunos, es la Málaga cosmopolita que te pide tres idiomas para ser freganchín en la cocina. Todavía lo recuerdo como si lo tuviera delante, al dueño de un local del centro, diciéndome que sin idiomas no me podía admitir. Lo siento, me salió del alma y se lo tuve que decir: ¿Para qué quiere usted que yo sepa inglés dentro de la cocina? Si para pedir un pitufo, un solomillo a la pimienta o limpiar los baños,  tampoco hace falta ser trilingüe. Ainsssss. #Esperpento1

Valle y yo reiríamos porque Málaga huele a sudor de crucerista y huelga de basura. Apesta a falso glamour del todo-incluido y los contenedores quemados cubiertos de bolsas plástico. Haríamos un amplio bosquejo de la justicia puesta en minúscula porque la "J" encogió en la secadora. Con los cientos de ejemplos que vemos en los informativos y que dan una visión de lo caciquista que se puede volver una autonomía. Recomiendo leer: El cortijo andaluz del periodista Agustín Rivera.

La justicia 'flipa en colores' cuando ve aparecer destellos de coronas en la cola de espera. La misma en la que se secaban las facturas falsas, aunque éstas firmadas por princesas. ¿Es que nadie le ofrece el beneficio de la duda? ¡Es que nadie sabe que dentro de las tareas de ser princesa no está poner la ropa sucia a blanquear! Para eso ya estamos los plebeyos, nacidos para pringar. #Esperpento2

Nos centraríamos en crear una obra global, a lo grande. Una gran charada que plasmaría la atomización del individuo convertido en un todo:  una marca/actor/cantante/famosillos o afamados. También es posible que se conviertan en pájaros bajo los disparos de las ametralladoras del fuego amigo, del enemigo o de los daños colaterales.

Escribiríamos sobre la gente que defiende los valores de una sociedad por reconstruir, pero que luego se van a países menos desarrollados económicamente a abusar pederásticamente de los niños ajenos. Recomiendo leer el libro del periodista David Jiménez El Lugar más feliz del mundo.(Visita también su bitácora Davidjimenezblog). Mientras aquí las ONG´s se desloman para que llegue 1 euro de los 40 o 50 que se quedan los intermediarios. #Esperpento3

Valle-Inclán blandiría su pluma contra aquellos hombres que se dan toques de pecho autoproclamándose caballeros, llenándose la boca de palabrería folletinesca en la que términos como: humanidad, comercio justo, transparencia y buen hacer. No son más que cortinas de humo que favorecen a diablos que ponen cara de pena, bajando el tono de voz para parecer miserables. Incapaces de hacer ninguna tropelía, ni canallada alguna. Así, pasan desapercibidos hasta que dan la puñalada sin que se note. Porque también ponen rostro de plañidera y lloran por el muerto. Con la mano ensangrentada en el bolsillo, hablan de lo buena persona que era el finado. Lágrimas de cocodrilo que caen de ojos secos. Tíos vestidos con viejas armaduras oxidadas y lenguas afiladas.#Esperpento4

Ramón escribiría sobre los seres ávidos de poder que con tal de tener una oficina y gente a su mando, matan a la abuela, la disecan y le cuelgan al cuello el cartel de "Bienvenidos" para colocarla cerca de la puerta de entrada. Tontos deseosos de sentir que el poder les pone. Se convierte en algo lascivo, llevan traje de chaqueta y corbata, la llave de la puerta de un local, y creen que están sentados en la cima del mundo. Valle-Inclán y yo solo vemos un tonto con una llave, mire usted. #Esperpento5

Creo que esto va para largo. Otro café, por favor...

22 de dic. de 2013

La sombrilla: Locurreflexiones domingueras

Tendría que apuntar las ideas. Así cuando llegara a sentarme en esta silla no improvisaría, iría a tiro hecho. Antes lo hacía. Ahora escribo de forma caprichosa. Creo que desde hace un año por esta misma época, cuando el cuerpo dijo hasta aquí, obligándome a tomar la vida con más calma. Hubo un antes y un después. A veces me enfado conmigo misma porque esto parece la absurda justificación de una rendición anticipada. O simplemente, que me he vuelto más flexible ante las limitaciones de mi carcasa y las que te pone la vida.

Creatividad
Hace un año por esta época, se puede decir rocé el Nirvana sin pasar por ninguna droga, meditación previa, ni nada de nada. Mi cerebro saturado de estrés dijo basta ya. Envolvió mi realidad con vestigios del pasado y fogonazos del futuro. En el silencio de la noche, los grillos y los pasajes sin escribir se sucedían sin concierto. Un año después me gusta pensar en ese episodio como la inmersión completa al Arte. Lo malo es que los mamíferos no estamos preparados para aguantar la respiración en el océano de las palabras. Sentir que cuanto más profundo te sumerges en ése agua, más te alejas de la orilla y del oxígeno, pero más cerca estás del estado de creatividad perfecto. 

Cada bocanada de vida que se te escapa, eres más libre para seguir profundizando. Pierdes la noción del miedo, la barrera de la vergüenza, la limitación de una cordura políticamente correcta. Que cumpla con las normas de la etiqueta y el protocolo de las clases de gente que se empeña en crear personas de primera, de segunda y de tercera. Una realidad que convierte el papel en un semidios que te hace pobre o rico, residente o irregular, sino los posees. Un papel en el que empeñas tu vida o con el que te limpias el culo. 
En el baño. Andrea Wayne von Königslöw

Cuanto más te sumerges, la apnea te vuelve la vista más rica en detalles, quizás desarrollas la intuición que tenías atrofiada y que Google te ayuda a no olvidar. Relacionas o indexas ideas. Eres capaz. La creatividad en estado puro es una bebida no alcohólica que te deja en coma etílico. Cuando sales de él estás deseando volver. Quieres atravesar de nuevo la selva para encontrar la oreja de Vangogh, la pipa de María Zambrano o el brazo de Cervantes.....

Agua y papel, papel y agua, letras que ya se leen en la pantalla táctil de las Tablets. Da igual, el soporte si tú lo lees. Si tú te lo comes, si tú lo digieres y permites que florezca en tu mente. Sino a la papelera  o al inodoro. No olvides tirar de la cadena y lavarte las manos.


9 de dic. de 2013

Minirreflexión o Anti-poesía

El viento haciendo bailar las hojas de los árboles,
Pensamientos Diluidos
el banco de madera junto a la farola, solo, insinuante,
te invita a subir y bailar a lo Fredd Aster.
Te reprimes, no sabes por qué.
Quizás para que no piensen que estás loco.
La música del móvil y la soledad transforman al más torpe
en cantante pasable en la intimidad.
Las sombras del paseo dibujan arabescos indescifrables.
La noche despliega su manto de lentejuelas.
Caminamos mirando nuestra sombra,
compartiendo cuitas y secretos.
No, no hablamos solos. 
Hablamos con los recuerdos para ponerlos en orden.
Hablamos con las ideas para que no se seque el manantial.
De fondo el pitido del WhatsApp pone en alerta la curiosidad.
Seguimos caminando, el viento sopla, el banco y la farola coqueta quedaron atrás.
Delante la policía pasa haciendo la ronda,
miran sin mirar,
vigilan sin vigilar. O todo lo contrario.
Cambia la música del reproductor del móvil 
y con él nuestro sentido del humor.
Arriba, sin límites, apretando el paso. Estilo militar.
Medio, para descansar y coger aliento. Modo paseo.
Arriba, para llegar cuanto antes, que la meta no se vuelva inalcanzable.
El viento continúa bailando con las hojas de los árboles,
generoso te invita a dar unos pasos sueltos.
Para bailar pegados está la farola, no te confundas.
El banco harto de soportar posaderas, 
nos mira alejarnos con tristeza,
pidiendo que alguien baile de noche mirando las estrellas.
Nosotros seguimos hablando, 
no prestamos atención a los detalles.
Las luces navideñas, los carteles de neón, 
el pitido insoportable de los grupos enviándose emoticones.
No hablamos, solo respiramos el frío aire contaminado.
Sintiendo que ese trayecto lo hemos hecho antes.
Ahora, vamos solos pero acompañados,
porque la soledad corpórea ya tiene rostro, piernas y torso.
Ya toma la réplica. No, no estamos locos. 
Es la virtualización de la imaginación,
la digitalización de la realidad, 
solo puedes verlo tú, dice la televisión. 
Si lo dice ella será verdad.
Los sentimientos neologizados.
Igual que la invitación del banco y de la farola para bailar.

FEEDJIT Live Traffic Map