FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

Buscar contenidos de este blog

Cargando...

23 jul. 2016

Minirrelato: Los redactores. Historia de una pluma

Tatuaje Pluma
Había desistido de explicar las cosas, había desistido de hablar otros idiomas. Había gritado, susurrado y desaparecido tras la cortina del silencio. A veces, aceptar las verdades fundamentales de la vida es, con humildad, el verdadero camino. Los humanos somos unos soñadores, y aunque creamos que la creatividad se vuelve realidad, en otros casos soñar despierto sale caro. -- Así pensaba Clara, cuando se ponía a filosofar en la soledad de su cuarto mientras escribía en su diario unas líneas a fecha de hoy.

Esos momentos de reflexión mental y escrita la liberaba de la tensión del día a día. Lo que no sabía es que algunas de esas reflexiones conformaban el pasado, escrito en el presente pero que influiría en su futuro a corto plazo. Tardó un tiempo en darse cuenta, ¡sería casualidad!- pensó a menudo. Cada día fue más consciente, si ella escribía sobre un tema, justo a la mañana siguiente el profesor en clase dedicaba unas palabras a eso. ¿Coincidencia?.

Por la tarde, se fue trabajar y al llegar cansada a casa ya no recordaba lo sucedido. Cogió su cuaderno de tapas negras y siguió escribiendo sobre algún que otra idea. Al amanecer continuaron las señales cuando encendió la radio. Escuchar a la gente hablar en el metro empezó a ser duro.  Decidió que ya no era  casualidad, empezó a tomar notas de las casualidades. 

Cada tic en su cuaderno aumentaba el nivel de miedo y responsabilidad. ¿Ella escribía la realidad, o la realidad la utilizaba a ella como canal para que tomara nota?- Sudaba y temblaba al mismo tiempo. Eran pequeños detalles, pero ¿si escribiera sobre el hambre en el mundo, las guerras, la pobreza desaparecerían? ¿Sería un don o estaba loca? - Sentía pánico al intentar comprobar si era capaz de esa proeza, propia de los comics o las películas americanas. Ellos son los héroes, ellos saben como escribir para que un solo hombre o un equipo de élite salve a la humanidad- dijo en voz alta sin darse cuenta. ¿Acaso su pluma insignificante tenía ese poder real o era una ficción de su mente perturbada?- Le sudaban las manos y se reía nerviosa ante sus elucubraciones tan peregrinas- ¿Por qué yo?

Clara estuvo unos días aturdida, ante tan grande responsabilidad. No sabía si era un don o una locura temporal. Ella no era ninguna santa como Santa Teresa de Jesús para escribir inspirada por las Alturas, ni un San Agustín. ¿Y si sólo soy una persona intuitiva con capacidad de escribir y lo estoy mezclando todo?

Ella siguió escribiendo, pero con un sentimiento de responsabilidad universal que la hacía estremecerse de pánico cada amanecer. Desde luego que pensó en dejar de escribir, pero no se sentía ella misma, tenía que seguir. Escribía y escribía hasta que con el tiempo las coincidencias fueron menos frecuentes. Ella sintió alivio con esa distancia. Respiró, pues no quería la responsabilidad de ser la redactora de la realidad, de la historia. Prefería ser una intérprete más. 

No quiso ningún poder. Si alguien la leía se sentía afortunada, si ella vaticinaba algo y la realidad le demostraba que su fiebre literaria la había hecho ver una realidad de forma convexa o más acrisolada de la cuenta, lo prefería. Estudió para escribir, pero sus profesores la regañaban por su exceso de adjetivos que  volvían el texto pura Literatura. Y aunque tenían razón académicamente: Las rosas son rojas y arrojan un perfume embriagador. Mientras que la basura echa un olor nauseabundo. ¿Qué le vamos a hacer?- pensó mientras guardaba la libreta negra y el bolígrafo azul en su bolso hippie de mercadillo, salió a la calle y fue feliz pensando que podía mimetizarse con su entorno, observar, escuchar y sentirse pluma.


20 jul. 2016

Minirreflexiones: Lluvia de verano, gotas ácidas y panza de burro.

Mitad de julio y la nubes oscuras dan una sombra inusual a la tierra, en Canarias lo llaman panza de burro. La panza de burro hace que se mezcle el calor de la tierra, con alguna brisa despistada y unas gotas de agua que por apreciadas también son molestas. Ya que cuando esa gota toca la piel sientes como agua sucia. Los cristales se empañan de barro y el suelo resbala lleno de grasa, quizá del combustible cuando se vuelve etéreo. Una sublimación sucia y áspera. 

La gente no sabe si guarecerse o disfrutar de la lluvia guarrona. Siempre hay románticos que ponen sus pies descalzos en el suelo caliente y siente los vapores del agua al caer. Llaman la atención pero no bailan, sino corren. La lluvia limpia pasados, refresca presentes y te hace añorar un otoño lejano en el que la música retro a ritmo de saxofón hace mover los pies junto a la garganta de Billy Hollyday.

Cambuyoneo Las Palmas
Lluvia de verano, que te hace ver con tristeza el pasado, y te revuelve el cambuyoneo de sonrisas y desaires, en la cola de caja. Comentarios insignificantes, desatan ansiedades y comportamientos torpones. Que se alejen, y que no regresen cuando he olvidado. 

Amores culpables y sucios, como el fango de la lluvia ácida. Sube la cadencia hasta que el silencio abre la puerta  Nina Simone. Nuevo día, nueva vida. Sentirse bien. ¿Pero, Nina cómo eres feliz con la cara llena de barro? Yo bailo tras tus huellas. Aunque no puedo perdonar los pecados de otros. Quizás nunca se absuelvan los míos. Pero no puedo olvidar. El olvido es efímero, hasta la siguiente lluvia de verano, hasta el siguiente encontronazo en el supermercado. 

El odio se transforma en un planta trepadora que te asfixia como una corbata
Cambuyoneros La Laguna.
mal anudada. "Puedo perderme en los humores etílicos y dibujar corazones de tiza. Mis calles llevan hacia ti". La Guardia siempre tiene opciones para seguir.

"Dicen que tienes veneno en la piel - grita Radio Futura - aquí te espero en la barra del bar. Te crees que eres una bruja consumada y lo que dicen es que estás intoxicada. Estas hecha de plástico fino y quien te toca se queda con él".

La lluvia de julio, el agua tibia que moja el suelo caliente y evapora el líquido buscando un lavado de cara. Borrando los minutos poéticos o melancólicos y quedándose con el silencio de una imaginación turbulenta.

Me gusta ese paseo de atmósfera confusa, falta el aire pero hace fresco, hay humedad pero las gotas se evaporan. Quieren jugar contigo y tus recuerdos. La panza de burro y los cambuyoneros traen ecos de otras tierras llenos de artilugios que se venden  a los barcos que han atracado en su muelle. Fantástico romper moldes y estructuras mentales. Y que la música atemporal complete el ritmo de las gotas ácidas. Mezclar pasado, presente y música es un ejercicio a veces caótico. Pero para Edith Piaf no hay fronteras. Hace de un día gris, una foto en blanco en blanco y negro, le añade una pátina rosa, " la vie en rose". 

Ha quedado una entrada un poco caótica, pero creo que mi mente está igual que el día. Gris, ansioso, turbio y buscando referentes en el pasado. ¡Ha llegado el cambuyonero!


 

18 jul. 2016

Minirreflexión: Gargantas, arena, haikus y propagandistas. Desvaríos del calor


Mujeres de arena. Copacabana
Fondo rosa, niños coreanos sonriendo. Haikus que se cuelgan en cuerdas para tender. Vecinas que se miran como espectadoras de unos muros que se actualizan con fotos de posados en terrazas y playas difuminadas. Poesía que se desliza por la cuerda de la guitarra como una showgirl vista mil veces, observada y solo atendida en la pose erótica que desata la imaginación.

Voces de mujeres subidas al escenario que se confunden con sus hermanas del desierto, o de las que viven en las atestadas favelas. Pieles multicolores susurrando saetas llenas de lágrimas, algunas al aire, otras ante un icono de madera bien vestido. Gargantas llenas de ecos, profundas. 

Haikus verdes, amarillos, de tres líneas y sabiduría infinita. La infinitud que
despierta la intuición, aquella que desprecia la ciencia porque no es tangible, etiquetable, o no ha pasado por todas las etapas de su sistema. Aunque disimulen con el falso respeto de las cejas enarcadas y los labios haciendo el mohín de los que se creen cultos. Profundidades y alturas que ellos suben  y bajan en ascensor porque la escalera es para los lunes y los aspirantes.

Bella garza baila en el río, tenía una pata dormida. Haiku, ¿poesía o perogrullada? Me decanto por la última, porque: La grulla ha abierto sus alas al sentirse aludida. No estoy contando, así que los puristas sufrirán al leerlo. Lo siento, soy artista de las que una vez aprendidas las fórmulas me olvido de las fórmulas.  

Haiku. Jose Blanco
Fondo azul, en la televisión dibujos animados revelan verdades homéricas, esotéricas e incluso proféticas. Doraemon hace tiempo cogió una cuerda y se descolgó de la pantalla, le dijo a la showgirl que dejara la barra, le dijo a la saetera y a todas aquellas gargantas que cantaban en las profundidades de los abismos,  que callaran. Y se unieran a él para construir el futuro desde del futuro. Ellas se rebelaron y se negaron a tener ningún líder, ya eran maduras para revolucionar ese futuro que no existe, porque no ha ocurrido.

De repente, sonó un  grito desde el desierto, la maiko olvidó su adiestramiento, tiró el abanico y derramó el té,  las girls transformaron el show . La barra como un mástil y su cuerpo la bandera. ¿La revolución de las mujeres, de los hombres, de los animales,  de los artistas? La revolución de los insignificantes, las revolución de las voces que graba la arena. Voces que no se conforman con los escalones de la poesía, pero no necesitan un arma para matar al diferente. Si la poesía fuera un arma, los cantantes serían mercenarios y los poetas estrategas. Los bailarines, soldados de vanguardia. Los pintores, grafiteros, escultores... Propagandistas de primer orden. ¿O sí quizás lo somos?... Desvaríos del calor.



Minirrelato: El número sagrado

Iba todo mal, había sido como un gran cataclismo, una explosión tras la que solo escuchaba un agudo pitido. Veía caras, veía sus bocas moverse y no articular palabra alguna. Caminaba sin rumbo por la ciudad, pero no podía parar. Tenía unos cascos puestos cuyo ritmo tras un rato de zumbido reconoció como música. Una rápida de Pitbull puesta en bucle, cañero, a paso ligero, marcial. Ritmo intermedio, Lisa Stanfield recorriendo el mundo con pies más lentos. Si quería caminar acompañada, Pablo Alborán. Y si quería desaparecer de la existencia, a paso pluma o paso de fantasma, Emilia con su Inmenso mundo. 

Pasaba más de ocho horas andando. Ellos eran los que marcaban el ritmo pero no el rumbo del movimiento, ése siempre ha sido el viento, comandante de los errantes. Pasaron así muchos días. No podía parar. Cuando tenía hambre, con sus dos euros de presupuesto por día, compraba frutos secos, o aprovechaba las ofertas de las franquicias alimentarias. Llevaba una botella de agua que rellenaba en las fuentes o en los baños públicos. Se miró al espejo y se vio guapa, vestida de militar, de cacería, verde caqui y los labios rojos. No le interesaba ninguna pieza, tan solo aquel camino sagrado a ninguna parte.

Empezó a sentirse aún más ansiosa, el deporte no traía consuelo a su cuerpo, decidió parar de andar y entró en algunas librerías de segunda mano. Cogió uno sin apenas mirarlo y notó una electricidad que le dio a entender que la estaba esperando. Tenía un mensaje oculto que solo ella sabría descifrar. Le costó cincuenta céntimos y salió de la tienda. Después de muchos días vagando, sintió
la necesidad de regresar a casa. Él bolígrafo no era suficiente, necesitaba más herramientas.

Corrió a su habitación y allí en la mesilla de noche cogió el otro libro que
necesitaba. El diccionario, desde siempre lo consultaba al azar y siempre salía la palabra exacta para el momento exacto. Con ambos libros empezó a hacer cábalas y cuentas nacidas del interior de su cabeza. Cogía palabras, y a cada letra le daba un número: a veces eran fechas; otras si salían dos cifras las reducía a una. No sabía por qué le interesaban esos números y esas letras. Porqué era urgente descifrar el nombre de alguien, la edad infinita que pudiera tener o cuándo iba a aparecer. (Amanecer= 8; Iluminación=10=9+1; 1+0=1). Llenó hojas con cuentas parecidas.

Cuando terminó sabía que estaba más cerca,y empezó a escuchar voces en la madrugada: "Síguele, él ha pasado por lo mismo que tú". Eran las cuatro, no eran horas de llamar, pero su mente estaba hiperactiva y pasada de cuentas. Marcó el teléfono y tras varios toques en el silencio de las ondas, imaginó el sonido rebotando en las paredes de una casa que no conocía. De repente, se arrepintió de haberlo hecho, qué la había llevado hasta ese punto. Durante unos instantes, su lógica tomó el mando, paró aquella carrera frenética. Vete a dormir -- se dijo así misma, y obedeció.


17 jul. 2016

Minirrelato: Muñecas negras

Juguetes Curiosos
Era una muñeca oscura, gris, inspiraba temblores con sólo mirarla. Desde que se quedó encerrada en el taller de muñecas ninguna sombra parecía algo agradable. La muñeca estrafalaria se la regaló una prima gótica con gustos raros, a su parecer. Ya no era una niña para recibir juguetes, pero creyó que nunca tendría edad suficiente para regalos como aquellos. Estaba deseando que se fuera su prima para deshacerse del tétrico detalle.

Por fin, después de tres horas de charla sobre las aventuras de sus correrías góticas en los cementerios, que aún conservan lápidas en el suelo, pues los nichos no hacen el mismo servicio. No, las lápidas y sus inquilinos enterrados en tierra son más elegantes y tienen más porte que los nichos. Cuerpos ordenados como archivadores, alfabéticamente. Poco erotismo y respeto. Según sus particularísimas prácticas y como buena discípula de Tim Burton.

En fin, que en cuanto la prima se marchó, pensó en tirarla, pero por si acaso, guardó al bicho-juguete en el trastero ahogada entre cojines. Después,  salió a dar un paseo. Al llegar la noche vuelve a casa y encuentra una nota acusatoria: ¿Por qué lo hiciste? - Se quedó extrañada y no sabía si la había escrito su madre por irse sin decir a dónde iba. Después de unos minutos, no le dio más vueltas.

Tras una ducha un poco extraña, pues el gel de baño era negro, pastoso y frío. ¿Cuando ha comprado mamá este jabón tan raro?- Pensó, mientras se enjuagaba con asco. Salió de la ducha y cogió la toalla, pronto notó que una araña de patas largas se le subió en la mano. ¡Dios! ¿Qué pasa hoy?-- gritó. Matando con repugnancia al dichoso bicho.

Se puso el pijama inquieta, ya no tenía ganas de cenar, pero quería un vaso de agua. Al llenarlo con agua fría el cambio de temperatura hace que el cristal le estalle en las manos cortándole un dedo.¡Ufff, qué mal rollo me está dando esto!
Esto va a ser por culpa de la muñeca friki de la petarda de mi prima. Es demasiada casualidad. Voy a coger el juguete y lo quemo para que nadie lo coja y le pase algo malo.

Decidida vuelve al trastero y remueve los cojines, no la encuentra. Le empieza a subir un calor intenso que le hace gotear la frente. ¿Dónde estás monstruo? -- Siguió buscando y de repente vio otra nota en el fondo del cajón que la dejó callada. "Siempre he estado en tu cabeza".


Minirreflexión: Las mariposas vuelan del revés. ¿Tú te lo crees?

Alas de mariposa
Las mariposas vuelan del revés, los niños interactúan con sus amigos invisibles escondidos detrás de nicks o alias. Niños que viven a través de su avatar. Y su avatar cobra vida en las conversaciones irreales sobre Pokémons de realidad virtual. 

Las mariposas vuelan del revés, hoy no te critiqué mas de la cuenta ni menos de lo que tú puedas echar de menos. Sí, ese susurro en la nuca son los comentarios jocosos que mi alma no necesita ni la tuya tampoco. Pero, pronto cambié de tema, de lo mundano a lo espiritual, sin mediar respiro. Así de rápidos somos los humanos evolucionando o involucionando como las olas del mar.

Las mariposas vuelan del revés. Alguien dijo que la mariposa y su proceso evolutivo de oruga a bicho alado, era un buen símil para hablar de la renovación del hombre en momentos de crisis. Definición respetable, pero lo veo un ser efímero. Las serpientes son más prácticas, van a ras de suelo y el cambio de piel, aunque menos prosaico, también se le llama evolución.
#OremosporNiza #PrayforNice

Las mariposas vuelan del revés. Leer en los periódicos sobre el atentado de Niza
y que el niño se replantee la realidad de los videojuegos. Ver en sus ojos el miedo al terrorismo imparable y tener que explicarle que el éxito de estos individuos son pocos. Que su influencia se reduce a hacer el mayor daño posible en cuanto a las víctimas y que aumente el pánico en el imaginario colectivo. Que soñemos con miedo, que vivamos mirando de reojo a los demás.

Hablar con él y decirle que lo mejor que podíamos hacer con ellos, nosotros los ciudadanos de a pie, es dejar de tener miedo y rezar por las víctimas. Levantarse, andar y decirle a la mariposa que vuele, del derecho o del revés, el tiempo que le toque vivir. Que se eduque en los valores universales de amor al prójimo. Solidaridad. Respeto. No es tarea fácil, pero alguien tiene que regar y sembrar,  mientras otros se empeñan en destruir ... Vuela, vuela mariposa que se enteren, que nadie se esconda detrás de la máscara del avatar para esconder su verdadera esencia, o utilizar una ideología trasnochada para hacer daño... Que nadie viva con miedo.

8 jun. 2016

Minirrelato: La capa

Pintora“Mary Jane Ansell” 
Érase que se era, en el país de las peras... Un árbol tan grande y tan frondoso cuyo fruto estrella se componía de una delicada capa de piel que se adaptaba a todo tipo de contornos, los estilizaba y sacaba un partido enorme.  Esto era un maravilloso y gran problema, pues los médicos de cirugía estética cada vez operaban menos. La industria cosmética estaba afónica de cantar como una sirena encallada en secano. La industria de la moda se veía con las tijeras melladas y las agujas torcidas.

¡Esa dichosa capa no necesitaba costuras, era hipoalergénica, ecológicamente sostenible y encima gratis! ¡Rediós! ¿Qué te ha hecho la industria en general para que nos hayas castigado con tanta perfección? No podemos programarla para que se autodestruya cada temporada, no podemos ganar dinero porque pasa de mano en mano libre. Hemos querido cobrar impuestos por bienes "bienpuestos", pero no ha colado. Intentamos imitarla, denostarla, hemos pagado estudios asegurando científicamente que es cancerígena y que provoca enfermedades raras. Y no hay manera.

¿Ahora que hacemos gran árbol? ¿No tuvo la humanidad bastante con el divino manzano? Árbol que nos sacó del paraíso y nos metió en la cola del paro. Esa primera manzana que creó la oferta, la demanda y el autoservicio. ¡Malditos árboles! Si no podemos transformar, embellecer o maquillar, ¿qué hacemos con ellos? ¿Qué será lo siguiente? ¿Volar? Dios creador de árboles, ¿qué nos vas a dejar a la industria? 

Sí, si, ya sé que no rezaban las palabras que Tu Santo Oído querían oír. Ya sé que solo dicen: "lo deseo, lo necesito, me lo compro. Amén". Señor bendito, mientras sigues creando árboles que quitan el hambre, que quitan el frío. ¿Yo que vendo? Cada abrigo que se ponen sustituye el Ipad de mis hijos por una tablet pordiosera, ¡que da miedo verla! Por cada manzana que se comen de tu árbol no se venden las hamburguesas elaboradas en serie por cocineros de postín. Perdóneme Señor mío, esas capas los embellecen de tal manera que no necesitan apenas nada. ¿Y que hace la industria, el comercio, el transporte? ... ¿Por qué nos castigas con la peste de la austeridad verdadera?

Así lloraban unos, mientras otros se miraban en el espejo como si hubieran vuelto a nacer. La capa les había dado una seguridad que nunca antes habían sentido. Ya no veían arrugas, ni se notaban las estrías y si estaban ya no se acordaban. No se veían gordos, flacos o torcidos. Eran felices por primera vez, pero los otros no paraban de inventar. Lo último, fue decirles que la capa era transparente, que simplemente iban desnudos - como aquel rey tonto del cuento - a piel descubierta.  De repente, sintieron dudas, ¿iban desnudos y se gustaban? ¿Mostraban unos a otros sus heridas de guerra y no se sentían rechazados?

Por supuesto, esto creó un nuevo paradigma, esconder el cuerpo tras los potingues y accesorios que la poderosa industria - nuevo dios imperante - había conseguido implantar en los cerebros de sus acólitos. O una nueva autoestima surgida del aceptarse a sí mismo, sin decoración y con respeto.

Como ocurre en todos los cuentos, la historia se acaba cuando pone fin. En este, el desenlace lo pone un gran cartel de Rebajas donde se lee: "Capa de piel a mitad de precio hasta fin de existencias". Mientras de fondo, una voz recita que: "Hay bandejas de kilo y medio de manzanas y peras a un euro con cincuenta".

14 may. 2016

Minirreflexión: Vivir en modo macro

Foto en macro
Tal y como reza el título de esta reflexión, vivir en modo macro, es estar con la mirada enfocada en un punto hasta sacar de ella la belleza del detalle. Esto aplicado a la vida real es coleccionar instantes, y desmenuzar la existencia hasta reducirla a un fotograma. O lo que es lo mismo, vivir en carne viva.

Vivir sin piel no es práctico pero se puede, se sobrevive. Te vuelves alérgico a la luz, al sonido, al bullicio. Hay que exponerse, pero no todo a la vez. Se colapsaría el sistema. La información que llega es demasiado compleja en su sencillez. Pues, el modo macro te vuelve especialista de tu circunferencia, nada más. A menos que abras el objetivo y amplíes hasta la  profundidad de campo. 

Pasar de un estado a otro es complicado. A los macro-adictos se nos tacha de sensibleros, gente con ganas de vivir en el drama, de ser gente que defiende lo insignificante. Es cierto que este tipo de labor hace gigantesco lo pequeño. Y en eso los macro debemos ser responsables de lo que ampliamos. Desde luego que somos fieles al hecho, la duda ofende, somos fieles al retrato. Aunque algunos renieguen de la precisión del resultado. 

Además, la grandiosidad no se le puede regalar a cualquiera. No es egotismo, es responsabilidad. La Historia con mayúsculas muestra episodios llenos de la fanfarria que se monta para engrandecer a mindundis zalameros. Individuos con afán de moldear la vida de los demás según el filtro del color de su manía.

La fotografía fija y en movimiento nos ha hecho mirar el mundo, y a lo que él habita, de manera que cualquiera se siente Dios. Podemos echarle toda la imaginación que queramos, pero la vida es compleja y merece una buena reflexión al detalle y de manera holística. Ejercicio apto solo a valientes... Sonríe al pajarito :-)

10 may. 2016

Minirrelato: Escribir de oído

Pepa golpea la pared, lleva toda la noche intentando escribir  algo. Ha destrozado miles de páginas en blanco virtuales. El suelo estaría lleno de bolas si las pantallas fueran arrugables. Unas veces se desesperaba riéndose, otras lloraba con ansiedad o maldecía infinitamente a todos los santos. ¿Acaso sé escribir?- se repetía una y otra vez. 

No tenía ningún otro don que ella fuera consciente. Desde que le dijeron que se le daban bien las letras, jugaba a ser escritora. Había apostado al caballo perdedor y lo sabía. ¿Negativa? Quizá, pero se limitaba a escribir como divertimento. Sin ansias de grandeza. Solía sentarse ante la pantalla y dejarse llevar. Había sido lectora voraz y eso siempre deja poso en el estilo. Mezcla de todos y de nadie. 

Escritora pudorosa a veces, extravagante otras, invisible la mayoría. Hoy en día parecía ser indispensable inventarse mundos paralelos donde los seres híbridos morían por amor a la humanidad o los individuos desaparecen hasta que aparece el héroe de turno. Todo la aburría, esa vida era repetitiva y no quería ser cronista de la realidad inventada por una mente calenturienta. 

Ella apostaba por la aburrida realidad vecinal, la intensa vida de la señora del quinto que trabajaba catorce horas en el bar de la esquina. Y vivía asustada por  no cortarse con los cuchillos mal afilados o quemarse con la freidora. Porque si cometía alguno de esos delitos iría derecha al paro a cobrar la mitad de la jornada. Porque solo la tienen asegurada cuatro horas aunque trabaja la suma de diez más cuatro. La vecina del quinto vive agradecida a su suerte y a sus jefes por darle la oportunidad de llevar dinero a su casa. Aunque no pueda ver a su hijo. No puede verlo, pero el sacrificio es por él.

Pepa como escritora se siente incapaz de inventar historias, necesita verlas, escucharlas, preguntarles a sus personajes cómo se sienten, cuáles son esas razones que te hacer vivir en régimen de esclavitud en una sociedad como la nuestra. Donde la fila de personas en los locales que ofrecen un plato de comida caliente es cada vez más larga. Aunque lleven móviles caros en los bolsillos. Contradicciones que rozan la paradoja. Emocionantemente macabro a veces.

Ella no va de femme fatale, si quieres la lees y sino no la lees. Antes bombardeaba a sus conocidos para que visitaran sus escritos. Hasta que se sintió ridícula o incluso atacada. ¡No sabes escribir, te limitas a plasmar la realidad. Sólo borras los nombres y los apellidos de la gente!- gritó alguno.

Es cierto, tal y como hay músicos que aprenden ellos solos a tocar de manera autodidacta. Ella necesita escuchar a la vecina del quinto y escribir. Hoy Pepa no puede teclear nada, porque por mucho que abre el oído no se oye ni un paso en el piso de arriba. No se escuchan los susurros diciéndole a su hijo dormido que falta menos para su día libre. Que la niñera es buena gente pero que ella es su madre y le quiere hasta el infinito.

Sí, se siente una escritora responsable, no quiere llenar el espacio virtual de imaginaciones evanescentes. No sabe inventar, sólo tomar instantáneas y describirlas. Como una pintora de letras. Dibujar con susurros escritos en renglones torcidos.  De repente, escucha unas llaves que caen al suelo y unos pasos que suben despacio los escalones. La vecina del quinto abre la puerta y ella teclea despacio.


31 mar. 2016

Minirrelato: Los globos y tu nombre

Hace mucho que me despedí de ti. Compré un manojo de globos, tantos como letras tiene tu nombre, los inflé uno a uno. Mis labios llenaban tu boca tantas veces como alófonos forman tu sonido.

Me falta el aliento, el corazón quiere salirse por la boca y llenar los globos de la saliva que algunas veces saboreaste. No lo permito.

Cada globo una letra, cada letra un beso y el gato araña el globo para que explote. Aguanta un poco más y abraza el plástico caliente, flexible y húmedo como el aliento.

Antes de soltarlos o explotarlos, lee tu nombre en voz alta. El mío en silencio, pues se terminó el aire.

Minirreflexión: ¿Y si hablara de columnismo?


Hoy he acudido a un evento y claro te presentas, dices qué eres, en qué te ganas las habichuelas y de qué color eres. Sí, que cómo me definía políticamente. En fin... Normalmente digo sin pudor que soy periodista aunque no ejerza. He coqueteado con algún medio o incluso buscado publicidad o suscriptores para ellos. He hecho lo que he podido en la sombra, como muchos. Todo esto para impresionar es poco, tienes que decir cabeceras, editoriales. Y número de veces que te has tirado del avión, como los paracaidistas.

¡Uf, qué agobio! Si quisiera darme lustre ya habría engordado el currículum poniéndole luces de led con colorines. Mi currículum es ecléctico como el de todo el mundo en época de crisis. Decir que eres superviviente debería valer. Así que para esquivar el tercer grado social me tiré por la calle de los maestros del columnismo. Que si Manuel Alcántara, Paco Umbral y su descendencia literaria, etc... Hay muchos y muchas más. No cabrían en un post, pero su creatividad estilística y retórica es abrumadora, su capacidad de traducir la compleja realidad en pocas palabras, es como la síntesis del perfumero. Una forma de escribir que no está sujeta a la urgencia y al pantallazo rápido. Una forma de leer que te hace abrir la mirada y terminar la columna con un suspiro, porque durante la lectura, en alguna coma, dejaste de respirar.
 
De hecho, hace tiempo que me enamoré del columnismo. Sinceramente, nunca he sido fan de un cantante o actor como para guardar sus vivencias. Pero, de la prosa periodística: he recortado, subrayado y coleccionado las gotas de ingenio de aquellos textos. Por supuesto, nada encorsetados y libres de las estructuras del periodismo normalizado. Contar lo mismo, pero pasar la noticia por el caleidoscopio de una mirada espabilada, crítica, llena de colores y formas. Reflexiva, al fin y al cabo. No leo a cualquiera, no lo digo por esnobismo. Es cuestión de gustos, como los perfumes.

Minirreflexión: Rema, remaaaa

Mascarón de proa
"No entendiendo como podía vivir antes... Tú no eras tú y yo no era yo" Jorge Drexler. 

Drexler es un cantautor que sabe definir emociones con música. A veces la vida "te pilla con el paso cambiado. Cambias de acera" y la imagen que querías dar en un momento dado no corresponde a tus deseos. 

Vivimos en el mundo de los sentidos: somos muy visuales y amigos de la rumorología. Nos conformamos con la apariencia. Con la primera impresión o con la segunda. Quizás con la recomendación sesgada, pero fiable de familiares y amigos. O del Trending topic del pájaro azul.

No se profundiza. Tampoco se sabe muy bien cómo hacerlo. O simplemente no hay interés. Ciegos funcionales, sordos funcionales. Charlatanes de cuarto y mitad que escriben sus guiones a renglón torcido. 

Todos merecerían el silencio, pero como canta Drexler: "Cada uno da lo que recibe y uno recibe lo que da". Se da por descontado que no nos vamos a sentar en las gradas a esperar la caída de nadie. ¡Válgame Dios! Pero, hace falta que se renueven las aguas y limpiar el fondo. Removerla para que el fondo se revuelva es como decía El Gatopardo de Giovanni de Lampedusa: "Cambiarlo todo para que nada cambie". Al final, el polvo se vuelve a asentar. Ya no más, basta de ser circulares y planos. 

Desde luego, que tengo que hacer obras en mi interior, las goteras son evidentes. No es falsa humildad, es simplemente la introspección necesaria. Me rindo cuentas a misma en mis noches de insomnio, para que no se acumulen los despachos ante la parca. Somos seres con fecha de caducidad, como los yogures de oferta.

Mirando fuera, el problema no es solo mío, todos los esquemas mentales y estructurales de la sociedad también hacen agua a mares. No descubro nada. Ya lo sé. Pero me cuesta conciliar el sueño pensando en la enorme tarea que tenemos entre manos. Todos somos agentes de cambio. ¿Pero hacia dónde vamos? Por supuesto que me aferro a la visión creativa. No he dicho positiva que es un adjetivo que valora, pero no me parece tan ejecutivo. No nos podemos quedar expectantes, pasivos o adormecidos. Hay muchas clases de opio que acallan conciencias o enturbian el sentido común, sacándote de la circulación.

La inocencia no es algo infantil que se roba impunemente diciendo que no existen los reyes magos. La inocencia es aquello que muchos quieren recuperar cuando son conscientes de que saben demasiado o han hecho demasiado. La digestión de la primera manzana hace mucho que se convirtió en abono. 

Bueno va... Como dice el trovador Jorge Drexler: "No todo está perdido... Rema, rema... Creo que he visto una luz al otro lado del río".

20 mar. 2016

Minirrelato: Descalza de madrugada

Fuente: ElMenDolétudo
Tengo  los pies helados, la vista se me nubla aunque lleve las gafas. Los gallos empiezan a cantar y se me escapa un estornudo. Busco el mar en las palabras, el salitre en las letras. Tengo que limpiar mi aura de malas experiencias. Caminar entre las sombras tiene esas consecuencias, te deja el alma maltrecha. Confundes amor con necesidad y le das el corazón a cualquiera. Y cuando se te pasa la borrachera maldices lo desprendida que eres. 

Pues ni era necesario ni hacía falta caminar con los pies descalzos sobre las ascuas, ni era necesario dejar en prenda nada. No se trata solo de amores, hablo de empresas, proyectos y todo aquello que requiera el alma para que evolucione. 

Descalza y los pies como témpanos, los alejo del suelo. Pues, los gallos se han callado y se escucha una moto en la lejanía. Va en línea recta, ¿cómo lo sé? Por el sonido. Que parece un punto que se pierde en el infinito. Debería ponerme unos zapatos, pero ya estoy temblando y no puedo parar de escribir. La mejor herramienta para pulir asperezas mentales, propias y ajenas, es escribir un rato. Un instante que se transforme en un amor intenso, un proyecto productivo o empresas rentables. Que no me toquen el alma, que no se lo lleve nadie. El alma ni se vende, ni se alquila, ni se regala.

Estas palabras tienen sabor salado, sabor a mar. No pretenden descubrir continentes ni describir contenidos. Estas líneas son los algodones para limpiar viejas y nuevas heridas. Como los soldados en las trincheras. Tengo los dedos de los pies ateridos de frío y comunican el mensaje al resto del cuerpo. Aguanta que detrás de ésta viene la primera ola. Aguanta la respiración y luego salta.

Nota: Feliz año nuevo Bahá;í 173 EB


Coincidiendo con la primavera, un símbolo de la renovación de todo lo existente, tras los 19 días de ayuno, acontecerá la celebración que esperan. Los alrededor de 3000 bahá’ís del resto del país estarán haciendo lo mismo en diferentes puntos de la península. 

Sin embargo, este año no será simplemente la apertura del año 173 para esta comunidad, ya que será la primera vez que los siete millones de bahá’ís del mundo, esparcidos por todo el globo, se sincronizan tomando como partida el momento exacto del equinoccio de Teherán.

El calendario bahá’í es una de las señas distintivas de esta confesión. En realidad, parece haber sido una característica de todas las grandes religiones, las cuales parten la historia en dos para hacerla más manejable, y para resaltar la importancia histórica de la aparición de su profeta fundador. Así, en el mundo occidental se cuentan 2016 años desde la aparición de Cristo y en el musulmán 1437 desde Muhammad.

Sin embargo, además de esta distinción en cuanto al año en que se vive, el calendario bahá’í consta de 19 meses de 19 días. Cada día y cada mes lleva el nombre de uno de los atributos de Dios, para recordar la conexión que se considera que ha de existir con Él: Esplendor, Gloria, Belleza, Grandeza…
Una tercera característica de este calendario es que es solar y no lunar. La referencia a eventos naturales, como el equinoccio, además, es indicativo de la importancia que los escritos bahá’ís otorgan a la relación con la naturaleza, que es considerada un fideicomiso sagrado del hombre.

Feliz Naw Ruz

25 feb. 2016

Minirrelato: Cuando hablas tu voz suena a silencio

Molestaban mis consonantes y mis vocales. Alófonos que llenaban el aire de una musicalidad que chirríaba en tus oídos. Yo era ruido, tú eras silencio.

Mis ideas chocaban con tus ideas. Pero tu silencio amortiguaba la estridencia del "¡Eureka!". Cuando tu voz se tornó transparente aprendí a leer los labios. Aprendí a transcribir el parpadeo.

Cuando tragué tanta saliva, cuando intenté leer la mente. Desaparecí. Y tu presencia llenó toda la sala con una palabra.

19 feb. 2016

Minirreflexión: Perdida en el ruido del silencio

Los Baños del Carmen.YSH
Cuando mi mente deja de hacer ruido con reproches o pensamientos negativos. Cuando mi voz se calla escucho los sonidos del silencio. Estoy en los Baños del Carmen, en El Balneario. Y los sonidos son: las olas chocando contra las rocas. El sonido de la espuma y la risa de unos amigos en una mesa cercana. La conversación del camarero con un técnico. Otra ola, otro golpe de mar. Antes escuché algún gorrión y el grito de una cotorra argentina (me lo chivó un camarero).

El Balneario. YSH
Una bandada de gaviotas sobrevuela en silencio el cielo, ordenadas como un escuadrón. Rasante pasan dos palomas, sorteando las columnas. El pitido de una grúa retráctil. Prefiero el sonido del mar. Casi me molesta la risa a carcajadas de una mujer. Se escucha música de fondo, un piano enlatado. Los dedos del pianista están encerrados en un CD.

Huele a salitre y piedra mojada. Cuando miro las columnas se me antoja una película. No sé cuál, quizás tendré que escribirla. Éstas sostienen el cielo. O enmarcan  el horizonte. Se repiten los sonidos, pero no los del mar chocando contra el muro. Sería como medir una batería de besos, ninguno suena igual.


18 feb. 2016

Poesía: Bailando en las paredes

Graffiti Bailarina
Los pies gravitan en el espacio; 
siguen los compases rozando la pared.
Bailarina de balneario y miniteatros.
La etérea bailarina mueve su cuerpo de lado
como si fuera una línea en la tercera dimensión.

Baila como un punto siendo línea en el espacio.
Le dijeron que se acostumbrara a bailar sola.
Los bailarines que bailan en las paredes son singulares.
Nadie aguanta bailar de lado en la pared.

Prefieren los brillantes escenarios,
o el duro suelo para componer sus adagios.
¿Pero qué se espera de una bailarina de pared?
Pues, que se baje y camine de puntillas, 
que haga un pass de bourré o el arabesque en vertical.
Mirando al público y de frente, bailar.

Esta bailarina no ha nacido para seguir al rebaño.
No es bailarina de grupo, colocada allí al fondo.
Fred Astaire en Bodas Reales
Nadie sabe con ella qué hacer.
Ella baila sin esfuerzo como aquel Fred Astaire.
No puede la Física o la magia descifrar su habilidad.

Ella solo sabe bailar, 
como si la música le dictara la coreografía.
Baila, baila, bailarina. 
Baila, baila, 'bailaora',
Baila de lado como las hormigas.
Baila de lado como las arañas.
Baila de lado como las lisas, salamanquesas o perenqués.
Ella baila sin esfuerzo como aquel Fred Astaire.

Minirrelato: Cartas a Dante Alighieri

Dante y La Divina Comedia
Querido Dante:

Acabo de regresar de uno mis viajes a tus círculos que describes tan bien en la Divina Comedia. Con mis años he viajado sin entender el significado de cada uno. Antes me encontraba reflexionando y me acordé de ti. De tus planos y descripciones. No me acompañó Virgilio para hacerme de Cicerone. Aunque a lo mejor sí. Empiezo a recordar, al menos en dos viajes aparecieron dos cuerpos encarnando su figura. Y lo hicieron bien. Los viajes a cada círculo del  infierno han sido intensos, unas veces más largos otras más cortos. Pero, sí Virgilio estuvo a mi lado.

Bosque de las arpías. Doré
De mis viajes solo puedo decirte que he saboreado el pez, la lava y los latigazos. Alguno me dijo que yo lo iba buscando, no lo sé. Tampoco sé que tenemos tú y yo en común. ¿Por qué pude verlo igual que tú? ¿Por qué caminé por el precipicio igual que tú? Mi querido Dante, tú no lo contaste, pero yo ví allí a más gente. Estaba la Bella Durmiente, que de dormir tanto había perdido la figura, y los príncipes ya no se acercaban porque ya no era bella. Así que terminó despertándose, pues se le pasó el efecto del narcótico de la rueca.

En los bajos fondos creí verte en una esquina, sí, no lo niegues. Vi algo más que el borde de tu capa. Estimado Alighieri, hay más círculos que visitar. ¿Tanto tengo que evolucionar?  Sé que hay X-Men y X-Women en el mundo, seres invisibles. Voy y vengo, y me toca pasar desapercibida. Soy un elefante volador que se repite así misma: Los elefantes no vuelan, los elefantes no vuelan. Pero el elefante soy yo. Además de negar que se puede volar. No sé que hacer con lo que vivo en cada anillo de tus infiernos.

Tom Cruise
Tengo miedo Dante, leí  tu libro, pero lo estoy viviendo. Eso no estaba en mis escritos personales. Yo aspiraba a viajar a otros lugares. No a perderme en las cavernas lujuriosas o torturadoras, llenas de mafiosos o estafadores. Fuí alma bautizada y ni siquiera he visto ese lugar de las almas puras. ¿Qué pasa Dante me juzgas antes de cometer posibles pecados? A lo Minority Report con Tom Cruise. Tú no eres Cruise ni Charles Xavier o Magneto.

X-MEN
No me siento una superheroína como tu Beatríz o como Tormenta o Mística. ¿Sabes por qué Dante? Porque cuando vuelvo soy más sensible en un mundo de lobos. Porque siento la piel en carne viva para un planeta sin capa de ozono. Porque miro en los ojos de los demás y tienen más miedo que yo. Aquí hay menos aire que respirar que en el anillo lleno de azufre. ¿Por qué Dante? Porqué veo lo mismo que tú. Para qué me vale aquí. Veo seres solitarios que pasean de noche sin salir de su cuarto. Veo y no veo. También estoy ciega como ellos.

Estimado Dante, la próxima vez no me robes el alma sin avisar. Si lo haces para que madure te agradezco la intención. Pero, luego explícame cómo me tomo la vuelta.

Afectuosamente suya,

XXXXXXXXXXXX


16 feb. 2016

Minirreflexión: Nostalgia, agua y corazón

Hércules de Ceuta Autora: Iveta
¡Qué mala es la nostalgia! Anoche salí a pasear y alguno de mis hermanos envió a nuestro grupo de wassap una canción del conjunto  Los Gofiones titulada Gran Canaria.
[...]
Y si tu ausencia está en mí, 
mis ojos se empañan 
cuando me acuerdo de ti 
[...] 
Una roca, un corazón 
con el fuego de la lava, 
y el Atlántico pone canción 
  cuando va a besar tu playa, 
                                                                         mar sangre y roca pasión, 
                                                                         mi querida Gran Canaria.

Soy isleña lo he dicho más de una vez. Anoche sentí una añoranza de océano tan grande, que recordé al poeta de la Generación del 27 , Rafael Alberti en su libro  Marinero en tierra.

Día de amor y de bonanza

Que eres loba de mar y remadora,
Virgen del Carmeny patrona mía,
escrito está en la frente de la aurora,
cuyo manto es el mar de mi bahía.
Que eres mi timonel, que eres la guía
de mi oculta sirena cantadora,
escrito está en la frente de la proa
de mi navío, al sol del mediodía.[..]

¡Véis es fácil encontrar lobos de mar en la tierra! En los isleños o en los peninsulares. Yo me quedé entre dos aguas. Como un Hércules desnortado. El océano Atlántico y el mar Mediterráneo. Bendigo y maldigo mi suerte. Pues, son dos amantes exigentes. Te piden fidelidad absoluta. Pero, ¡si he perdido hasta el acento canario! El océano no acude a mi llamada, y el mar no me reconoce entre sus filas. No echo de menos la tierra, hoy no. Hoy echo de menos el agua. Las olas, el carácter bravío del océano. Perdóname Mediterráneo, tú calmas mi sed pero te faltan burbujas. Soy fiel devota de tu espuma, pero el Atlántico, es otra cosa.

Me siento infiel, dos amores para un solo corazón. Corazón que siente una soledad  infinita como el horizonte. Como nadador intrépido que aspira a tocar esa meta imaginaria, y todos le gritan desde la orilla, que no lo alcanzará. Que el horizonte es una línea ficticia, solo apta para barcos, que van más allá. Ser nadador no es suficiente aunque se tenga corazón naviero.

No, no voy a nadar hasta el horizonte, pero mis ojos se transformarán en gaviotas y volarán tan lejos como el horizonte se deje alcanzar. Un pilla-pilla complicado, lo sé. Atlántico te presento a Mediterráneo es mi nueva cuna. Su arrullo calma mis ansiedades, igual que hiciste tú hasta mis mocedades. Me convertí en gaviota y me fuí a otra costa lejos de tí. Pero, entre oleaje y oleaje os distingo. Sé quién es quién.


14 feb. 2016

Minirreflexión: Mientras espero

13 minutos faltan para que pase el bus. El asiento metálico está helado y esta tarde ha llovido a mares. Mezclado con algo de granizo. Tengo los pies helados porque hoy me ha 'dao' el punto y llevo bailarinas. ¿Dónde están mis botas de agua?

Bailarina de charcos y paradas de autobus. A mi derecha dos coches accidentados esperan algo. Le falta una banda sonora a este post. Teniendo en cuenta que el edificio que tengo delante es la Comisaría de Policía, la música de fondo sería Canción triste de Hill Street.

El frío enturbia las ideas hacia otras más calientes. Pero dura poco,  el tráfico me despista. Ya somos tres en la parada. Nos miramos de reojo, como en los westerns, preparados para desenfundar...

Ya dentro del bus, los pies empiezan a calentarse. Comienza otra espera, hasta la llegada. ¿La espera en movimiento será espera? ¿O recorrido? Da igual, ya fluyen las instantáneas mentales, porque en el bus nadie habla. Todos con los móviles, perdidos en la pantalla. A veces compartimos miradas. El tiempo justo para que no haya malentendidos y comprobar que haya humanos a tu alrededor.

Mis instantáneas serían variadas pero... Acabo de pasar junto al cementerio y justo salía una ambulancia. La película sigue fuera aunque yo me pierda en profundidades. Ya no hay banda sonora. Se me escapa un suspiro  y con él cualquier pensamiento banal.

Me encanta escribir mientras espero. Igual que las chicas de atrás han empezado a cantar bajito: "I like to move it, move it". Ellas han cambiado la banda sonora de este instante.

12 feb. 2016

Poesía: Diálogos con la sombra

Con la sombra vale todo.
Le dijeron que la sombra
Es falta de luz.
Y la busca a ratos.
Con la sombra vale todo.

Unas veces es caperucita
Unas veces hace de lobo.
Con la sombra vale todo.
Unas veces es soldado de paz.
Otras precursor del desastre.
Con la sombra vale todo.

Hablas con ella,
te da cobijo, cual sombrilla,
para que no te quemes.
Con la sombra vale todo.
La sombra es refugio y es abismo.
La sombra es mirada turbia
con mente clara.
Otras veces mente turbia
con mirada fina y certera de halcón.

La sombra dice que sin ella
No apreciaríais los amaneceres.
La oscuridad no es violenta
Aunque con las piedras tropieces.

Quien te haya dicho que la oscuridad es mala,
Que recuerde que el negro es un color.
Los adjetivos negativos se los ponen las mentes tristes.
Los que dan la espalda a la luz,
Pero no miran al suelo,
Ella es su propia sombra.

La oscuridad es así.
Con la sombra vale todo.
Se marcha escondiéndose bajo mis zapatos.
Sin decir adiós... Hay silencios llenos, completos.

FEEDJIT Live Traffic Map