FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

Buscar contenidos de este blog

Cargando...

28 ago. 2016

Minirreflexión: La poesía ha vuelto

Con los pies en el mar (YSH)
Ese estado de felicidad infinita. Estado de luz y sombras plenas en su belleza. He venido aquí, a mi Meca particular. La escalera del Muelle Uno. Lugar pequeño e íntimo. Puedes desnudarte que nadie te ve. Tan solo los gigantescos peces, los guardas y los cientos de cruceristas.

Al primer escalón le ha salido costra. Como la barba primera de un chaval. Los niños se tumban a mi lado gritando en otros idiomas que los peces casi se pueden tocar.

Son peces expuestos, de exposición y reallity. Levanto la vista de la pantalla y veo el barco de la guardia civil atracado en frente.

Mil veces me recuerdo aquí sentada. No sé por qué siento que la energía fluye y regenera. El sol del atardecer juega en el agua y se refleja.

Se escuchan las voces de los niños que maldicen porque los cangrejos se esconden entre las grietas. Y porque su madre no les permite tirarse al agua a pescar con las manos.

Las madres desconocidas, entre risas comentan que si se bañaran en esa agua portuaria habría que desinfectarlos con lavavajillas. Las madres ríen juntas, los niños curiosos preguntan por qué hablan sino se conocen, ¿ya eran amigas antes?

No, compartir unas risas entre adultos no siempre es vinculante. Mientras, los peces rabiosos pelean por el pan que lanzan padres e hijos.

La poesía pone color sepia o blanco y negro a la realidad. Es el filtro que necesito para soportar una vida que se desenfoca por momentos.

A veces creo que entiendo a esos artistas que intoxicados de vida buscan en el patíbulo la libertad. No siempre es necesario. Antes de llegar a eso hay buscar tu escalera a ninguna parte. Que el sol, la humedad, el agua que salpican los peces o las maldiciones infantiles te conecten con la realidad que puedas tolerar.

Lo entiendo, cuando has caminado por entre el jardín de las delicias, has hablado con Zambrano, coqueteado con Umbral, respirado con Pavese... Mirar al resto de mortales sin brillo en sus ojos, sin fuego en el alma, hace que la brecha realidad-abstracción sea cada vez mas angosta y profunda. No se puede saltar.

Por eso los intensos, los sensibles, los artistas necesitamos lugares santos. El mío es esta escalera. Puente entre lo sagrado y lo profano. Es un secreto a voces. Escalera del Muelle Uno. Inmortalizada en una prosa ligera y reflexiva. Los niños al final se lanzan al agua... Uno grita que chocó contra los peces, salen chorreando y felices.

Y nosotros los poetas agradecemos en silencio el chapoteo y las gotas que han caído en la pantalla.



11 ago. 2016

Minirreflexión: Hartos del instrumentalismo social y las telas de araña

Hartos de mediocridad, hartos de caretas y personajillos sin base ni fundamento, harta de estafadores que comen corazones y se quedan el trofeo de la cartera. Hartos de escritores que escriben y describen la nada, pero se creen semidioses con el don de la pluma y la soberbia infinita. Hartos de los egos duros  como piedras y cerrados como puertas blindadas. Harta de los contrastes maldad y destrucción versus creatividad y construcción.

Hartos de mirar a los ojos y ver una tupida cortina de terciopelo rojo, hartos de hablar con alguien y que sólo te de el carbón de su corazón, o te deje en las manos las heces que atesoraba en su interior. Regalos como esos deben ahorrarselos. Hartos de la globalidad estafadora, y los estafadores globales. Internet que un día te dio el don divino de la comunicación universal o el de la ubicuidad, te corta las alas y te dice a la cara: Eres tonto chaval.

Hartos de las puertas abiertas para amigos que no vienen, pero que aprovechan los desalmados. Cepos en la puerta y en el corazón de mucha gente. Leer el periódico y sus denuncias, leer los testimonios bíblicos de individuos que han jugado con el lado oscuro de la maldad. 

Hartos de pasar horas revolviendo en la basura y darte cuenta que los malos nos llevan la delantera, que los parches o los puentes que hay que reconstruir a veces son insuficientes. La globalidad transparente, las redes,  nos vuelve aún más vulnerables. Podemos o quizás ya lo somos,  pasto para pirañas. 

Dos días y dos noches nadando entre el fango, el alma sale triste y agotada. La información es necesaria pero hay que saber profundizar para que la apnea o las corrientes no te maten. Cuando sales del fondo, el mundo es jartáble. Hartos de la hartura. No nos vamos a amedrentar, esto es solo una reflexión, continuaremos con el trabajo serio.

9 ago. 2016

Minirrelato: Cantar sin respirar. Ismael Serrano, extractos.

Ismael Serrano, cantautor
Ismael Serrano coge el teléfono y llama de madrugada a aquella chica que conoció en el metro. Mientras acaricia las cuerdas de guitarra, llora por las palabras que no transformó en estrofas. Rasga la realidad con dedos de músico experto. Cierra el periódico en los bares, ya no regala crisantemos, aunque invoca a la lluvia a gritos con su nombre en la calle. Se regalan corazones para hombres de hojalata, vestidos de domingo. 

Ha aprendido que todo es  efímero, menos ese tweet de 120 caracteres entre las que se mezclan su retrato- Foto escondida entre la ropa interior de un enamorado que ve solares abandonados como verdes jardines, vestido de domingo.  Sigue lloviendo y se desviste en la tormenta. Ahora todo es verdad, el reloj está en el vientre del cocodrilo. Vestido de domingo... Un lunes. 

El amor te echa silicona en los cerrojos del salón, te quema la piel, te deja las alas llenas de agujetas. Siempre es septiembre, siesta de verano, verbenas de aldeas, reyes sin coronas, abrazos que incendian corazones en las playas del sur, y entre la arena estás tú. No olvides que los corazones no son reciclables, te aterran los álbumes de fotos, el espejo y el olor a gasolina. Teléfonos que arden con tu voz. Verte entre la multitud y el silencio.

Me levanto moribundo, desayuno con noticias asesinas, voy corriendo al metro. Y allí estaban tus ojos, esos ojos que, tal vez conocí en otra vida. Los conocí, marrones, quizás más oscuros. Sigues pareciendo la chica más triste de la ciudad. ¿Cuanto tiempo ha pasado desde nuestra primera mirada? Dame la mano que tengo miedo del futuro. Todavía me arrepiento de haberte alejado tan lejos de mi cuerpo, pero nunca es tarde para nacer de nuevo para amarte. Antes de que te bajes de este sucio vagón: Antes de rendirnos, fuimos eternos, ¿te acuerdas de mi?... Viejo y cansado vuelvo a mi asiento, ella no era la imagen de su recuerdo.

*Extractos a vuelapluma, notas de una plumilla transcribiendo la rima de las canciones de cantautores, poetas.

8 ago. 2016

Minirreflexión: 39 leones y sumando, sin miedo

Myself
Ya van 39 agostos, 39 leones a los pies de mi cama. Yo no soplo vela. Años muy bien llevados, no me quejo de la carrera de Cronos. Soy lo suficientemente joven para seguir reinventándome, lo suficientemente ingenua para seguir soñando con que lo puedo alcanzar. Por su puesto, que me encuentro a veces con algún quebrantasueños, que rompen sin piedad, cualquier atisbo de sencilla imaginación, pero me da igual, porque la ilusión se cuela por otro lado como el cuerpo asalto de un ejército en misión de salvamento.

Sí, voy uniformada y armada con mi mejor sonrisa, con pico y pala. Por si hay que derribar barreras mentales añejas u  obstáculos nuevos, que siempre los hay. Lo sabéis, vasta que deis paso hacia delante, y el camino tiene escollos aprueba de bombas o de bromas. La risa, carcajada y el sentido del humor dinamitan cualquier intento de robarte la moral. Los planos de la reconstrucción están llenos de nuevas vías rápidas y diáfanas. En cuanto a antiguas creencias que se han mostrado obsoletas,  no hace falta guardar ni luto, ni reliquias para la posteridad de ningún edificio que ocupe más sitio de la cuenta.

Tengo mucho que reorganizar, la mochila de viaje va cargada con lo necesario para sobrevivir, lo necesario está en mi cabeza y en mi corazón. No hace falta más equipaje, vivir libre de estrazas y demás escoria,  para volar y alcanzar las grandes alturas que se nos prometen en los grandes libros. Vivir plena para aceptar la muerte tal y como viene. Esperarla con una taza de té y una sonrisa. 

Sentir que escribiste, dijiste, soñaste, acariciaste, trabajaste, te entregaste en cuerpo y alma a ese proyecto abstracto o físico. Tus hijos, sobrinos, hermanos, padres son actores de un cuadro interactivo del que te sientes orgulloso de formar parte. Presumir de los amigos que atesoré durante mi vida, aquellos que se sentaron a mi mesa para abrirme su corazón y sus proyectos. Soy feliz porque mi vista no está ciega a las pequeñas grandes cosas y las saboreo intensamente.

Rezo, como y amo. Como la película que me resultó sentimentaloide, pero aún así me sirve de recurso para explicar las pequeñas grandes cosas. El cine y el arte como herramienta de comunicación. Esa comunicación que practico de manera obsesiva y que no es apta para cualquiera. Me he acostumbrado a volar en el diálogo, antes caminaba durante el trayecto. Pero desde que dejé la jaula abierta que llevaba arrastrando en la oscuridad, la comunicación busca nuevas maneras de volverse completa, total, efectiva y capaz de hacer de tuneladora bajo del agua, bajo la tierra.

Muchas veces no encuentro quién aguante el duelo dialéctico en el que se convierten mis conversaciones. Se ha vuelto una necesidad comprobar la capacidad de viajar con la lógica y la abstracción basándome en el conocimiento. Puedes reflexionar, según tu realidad y aprender de ellas. Es genial disfrutar de una buena dialéctica-retórica-práctica, creativa, constructiva e investigadora. Mi propósito de este año es seguir profundizando esta faceta de mi carácter. No quiero engordar un ego descomunal, tan solo disfrutar del viaje que la filosofía, la palabra y su constructo, generan un buen debate ofrecen. Quiero un Café Gijón en Málaga, un Ateneo de artistas y pensadores, quiero encontrar a los filósofos. Que esta tierra de acogida en la que me formé se convierta en un icono cultural, que se fortalezca su tejido empresarial; y estirando el chicle un poco más, incluso crear industria. 

Sé que pido mucho como regalo de cumpleaños, pero esta noche es mágica y puedo pedir, puedo reafirmar mis compromisos personales y desear que Málaga brille como se lo merece, que no se vea vieja y ajada. Que no se vea como una antigua diva venida a menos, hiper maquillada y con pendientes de antiguo brillo con traje de sport. Esperpéntica imagen de una sociedad cosmopolita que le han hecho un cambio de imagen con prisa y sin tratar sus complejos de kilitos de más.

Este no es un cumpleaños de una casi cuarentona, es el cumpleaños holístico de una persona que ve la realidad con cristales llenos de filtros. Y que cada uno hace que la vida sea más interesante. Gracias

5 ago. 2016

Minirreflexión: Tratado de perversiones. El veneno de Francisco Umbral (I)

Hotel California a todo volumen, para tapar pensamientos circulares, la distancia aumenta, pero el silencio también. Lectura ligera: Tratado de perversiones de Francisco Umbral. Es inaudito que no tengan libros de él en la biblioteca de mi barrio. Salí apesadumbrada, hombres autodidactas y de inteligencia brillante no tienen cabida en cualquier lugar. Prejuicios del pequeño burgués -como él diría.

Sigo con mi lectura y sobre como desgrana Umbral la metáfora de la naturaleza en el baile sexual y sus variantes, incluyendo atrezo.  Que no artilugios de sexshop que para él eran herramientas de ferretería, huérfanos de erotismo. Al que espere encontrarse con un informe del Kamasutra spanish, se dará de bruces. No es una españolada.

Umbral tenía mirada de sociólogo, psicólogo, periodista y escritor que todo lo lee y todo lo reflexiona, para él  no existen las perversiones y nos pone ejemplos de personajes de la literatura como Madame Bovary, o anécdotas como que Prust era un fetichista de las rodillas, fetichista de los huesos. Todos pasan por su pluma a ritmo frenético, Freud queda reducido a las perversiones de sus propias reflexiones.  Francisco entiende el psicoanálisis como la manera en que la culpa se desarrolla y sobredimensiona en el individuo. Hombres que envidian la feminidad de las mujeres, siendo más mujeres que ellas mismas. O viceversa. Estamos centrifugados en el Ying y el Yang, que no para de jugar, de girar.

Habla de la muñeca hinchable de la película de Trueba y como el trato exquisito de un dentista solitario metaforiza al plástico transformándola en la esposa perfecta. Cuidada, mimada. En otra escena la muñeca hinchable caen en manos de un grupo de obreros. La metáfora de plástico se convierte en la versión más dura de la violencia  grupal. Ultrajar y denigrar entre todos a una muñeca de plástico. 

La mujer objeto inanimado y víctima de la locura grupal. La mujer como herramienta de guerra, para dinamitar a la sociedad. Socavar su humanidad y dignidad. Umbral, hace un tratamiento de la mujer en la literatura, en la publicidad, en sus múltiples roles. Trata la imagen de la mujer como una rara gema llena de facetas que va puliendo a lo largo del libro.

Más, mucho más, apunta Umbral en sus notas. El orgasmo femenino vaginal y ortodoxo, símbolo del matrimonio perfecto al que todos aspiran y cuya memoria castra la relación en pareja. Umbral descuartiza el cuerpo humano y lo mira con ojos de artista, para él no existen las perversiones, lo repite hasta la saciedad. Es solo una mala copia de la naturaleza.

No puedo seguir, voy por la mitad del libro, pero de cada cinco líneas se puede sacar un titular de este ejemplar.  Texto, de lectura amena, rica en juegos de palabras y repeticiones. Poblado de lucidez, crudeza y brillante inteligencia. No puedes leerlo deprisa. Hay que saborear el estilo y el mensaje para que el veneno de Umbral circule por tus venas. Seguiré leyendo.... De fondo, Aerosmith grita Crazy, y no me extraña.


3 ago. 2016

Minirrelato: Los posos de la libertad

La vida es un desierto llenos de caídos en las dunas. Unas veces están muertos, convertidos en pasto para los buitres. Otras encuentras jaimas que cobijan seres que ocultan su rostro bajo un turbante. No hay tela que esconda una mirada turbia y quemada por el sol. Una mirada que ve fantasmas dentro y fuera. Unas veces ofrecen ayuda a altos precios, otras la dan sin pedir nada a cambio.

Algunos son soldados que entregan su pasión y su alma en misión de guerra a salvar al resto de cuerpos calcinados al sol. Rebotan las balas en las manos, las hay a cientos, parece lluvia férrica polvórica o con tintes de dinamita. La piel quemada por el sol, tiene tatuada las instrucciones y los mapas de la misión.

Estos individuos son hijos del desierto que solo se esconden cuando suenan los silbidos de las balas en el aire. El estampido continuado no permite escuchar el susurro del viento. Hace tiempo que se quedó mudo al intentar sobreponerse a los obuses.

Los dueños de las jaimas, esconden mujeres de ojos brillantes como luciérnagas. Trafican con sus almas, pues sus cuerpos de arena se diluyeron en extraño montículo. Aún así, las manos deseosas de contacto, las manosean y buscan sus miradas. Ellas, las mujeres de arena, están atrapadas en la tradición, la educación y el miedo al arma que la apunta entre los ojos con puntería certera.

Fallecidos prosistas dicen que no existen las perversiones. Todo depende del grano de arena que utilice para mirar. Hay cientos. La vida es un desierto, lleno de hienas, buitres, serpientes, escorpiones. ¿A dónde me has traído?- dijo la chica nueva que estaba empezando a desmoronarse. Una de las mujeres invisibles le dijo: Estás donde ningún ser humano debería venir.

- ¿En quién confío? - dijo ella. ¿Y qué pasa con las promesas y los votos escritos en papel de pergamino?

-Las promesas se las lleva el viento, al igual que los rescoldos del papel lleno de deseos. Si estás aquí, ninguno era genuino.

- ¿Qué extraño y dónde quedó la intuición? ¿La tuviste?

- No he tenido tiempo de pensar, el viento, las circunstancias, el tiempo y la inocencia, me llevaron hasta una caravana y me dejé llevar.

- Insensata- dijo la voz que pertenecía a los brillantes ojos azules.

- ¿Y vosotras por qué no huís?

- Esperamos a los soldados, pero no llegan nunca. Mueren en el camino y esta jaima nunca se desmorona.

-Pero, ¿no tenéis cuerpo vuestra alma es libre ya?

- Estoy atada a mil cuerdas, emocionales, físicas e invisibles.

- Pero, ya puedes salir, no tienes piernas pero ya puedes volar.

- Sí, pero mis hijos de mil padres están aquí, me necesitan y yo a ellos. Yo ya no tengo pasado ni vida anterior. Cuando perdí mis raíces volé sin rumbo hasta que fui presa en la jaima. Ahora el infierno es mi casa. Pero tú no esperes a quedarte hueca. Mi taza está vacía y dentro no hay más que posos de mí misma.

Pero, fuera hay muertos, soldados que intentan defender los huesos de unos desconocidos. Podemos aprovechar el ruido y nos vamos juntas. Llévate a tus hijos. 

- No puedo, mis hijos son esos soldados que luchan por defender la libertad de los que no quieren ser liberados. Luchan para que la paz salga de las arenas movedizas, que se la tragan a marchas forzadas. Los soldados son los hijos de mil hombres que pasaron por la jaima. Luchan por tener identidad.

- Callada me dejas, pero si quieres estar aquí , ¿por qué sufres?, de tus ojos manan lágrimas sin parar.

- Su dolor es mi dolor. El resto del mundo continúa con sus rutinas y aquí en el desierto tan solo los alacranes nos preguntan qué hacemos antes de clavar su aguijón. Vivimos en un mundo en guerra, y las cadenas son visibles e invisibles.
Mis hijos son aguerridos pero están atrapados aquí, son hijos de la arena.

- ¿Pero aquí no hay nada que ganar ni que perder?, ¡Qué obstinación!

- Cariño, sal de aquí ya, cuenta lo que has visto, no lo escondas, pero sal antes que se vuelque tu taza y sólo quede el recuerdo distorsionado de ti misma. En el infierno se fraguan las espadas y se destruyen los cuerpos. Aquí las cenizas se mezclan con la arena.

- ¿He caído en una trampa?

- Solo si tú lo permites.


31 jul. 2016

Minirreflexiones: Avisperos, guerras y otros infiernos

Mientras la familia Obama dicta a sus escritores de discursos: de manera llana y cercana. Apoyando a que Hillary Clinton pueda alcanzar el poder.  Sí, en el escaparate estadounidense es lo natural para la próxima temporada, una mujer en cabeza. Si quieren ser coherentes con su imagen internacional, ya toca.

Antes de continuar, aviso a navegantes que mi opinión política es de andar por casa, no soy politóloga ni nada parecido. Aunque si la profesión de político no se hubiera especializado en el arte de la prestidigitación y el ilusionismo, embadurnado de hiel tras farragosos discursos. Es posible que me encontrara entre sus filas.

Estoy leyendo información sobre la guerra civil de Siria, una de tantas, está quizás bastante mediatizada ya que hasta los soldados se dejan fotografiar. Eso huele a campaña de imagen. Aunque en la guerra o en la ayuda humanitaria lucirse siempre viene bien a la causa. Sobre todo cuando los dos agentes salen del mismo país, la cura y la enfermedad.  En un mundo donde la caza del Pokemon Go se ha extendido y ocupa tanto espacio en los medios y redes sociales que han tenido que sacar normas de urbanidad ante tal prodigio tecnológico. Es normal que los soldados de cualquier ejército se expongan a la lente del fotógrafo. Que no se nos vaya la pinza jugando a hiperrealidades, cuando todos los países EEUU o la misma Europa trafica con armas para una guerra civil,  mientras ofrece ayuda humanitaria.  Hasta 'Er Pokemon flipa'.

Es mareante pensar, e incluso se entra en un bucle de caos al pensar que los mismos que mandan armas forman parte de la ayuda humanitaria. Por supuesto que en todas las casas cuecen habas y que donde unos ven la ocasión de ayudar, mientras otros ven la oportunidad de hacer negocios. Todas las guerras son feas, sacan lo peor del individuo, y quien era así ya no tiene que disimularlo. 

Pero, ¿cuándo nos pondremos de acuerdo para que las células cancerígenas que luchan por matar de cáncer a la humanidad queden reducidas a la nada? ¿Estamos esperando a que algún Pokemon nos dé los superpoderes que tanto venden las producciones americanas?

28 jul. 2016

Minirrelato: Cartas de un presunto poeta

El jardín perfumado. Luis Antonio de Villena

Mi bella y hermosa hembra. Esa que endiosamos y maldecimos por cada centímetro de vuestra piel. Me volveré fetichista de tu bella rodilla como aquel Proust, pero esa rodilla será el icono del movimiento, de la fortaleza, del erotismo escondido en una articulación.

Maestros he tenido que han denostado vuestra manera de pensar, o han endiosado vuestras hechuras. Os hemos comparado con la Santa Madre  o con la primavera, vuestro pelo ha sido hierba verde o rubia en verano. Nosotros los poetas escribimos libros libando de vuestra indiferencia. Pues, si consumamos cualquier acto carnal, la poesía se transforma en taquigrafía. La huella está en vuestra piel.

Dice Francisco Umbral que los poetas que escribimos cuando estamos enamorados somos poetas dudosos, sospechosos. El poeta escribe todos los días.  Es cierto, ayer no sentía la sangre hervir y mi pluma escribía banalidades. Hoy que te conozco, las células de mi cuerpo se han convertido en celestinas y me dictan poemas y palabras endulzadas en  miel. Mi pluma destila tinta y ambrosía. ¿A acaso crees que correré contigo al tálamo para darle punto final a esta embriaguez?

No querida, aprovecharé para perderme en la bella abstracción de tus curvas al andar, viviré con la ansiedad insatisfecha, pero que es la madre de miles de líneas. A tí mujer mil veces endiosada, no vas a conseguir que este caballero caiga en tus efímeras redes.

¿Sabes que algunos sospechan que las odas a las mujeres ocultan odas a los hombres? Que sólo sois una parte del espejo, las perversiones de algunos escritores deconstruyendo a la 'fermosa fembra', transformándolos en hermosos varones. La feminidad y la masculinidad diluida en una rodilla, en los sinuosos andares de unas caderas. Trasmutación hombre-mujer, mujer-hombre. Te admiro o te envidio. Mujeres de grandes pechos y caderas prominentes. Recipiente sagrado de la maternidad que a nosotros se nos priva. Poeta de tus sus suspiros y de tus engendros. De esa energía que entregamos a vuestro ser para que nuestros hijos pueblen la tierra. Hoy no, me niego a escribir sonetos que honren tu rostro o tu sonrisa. Hoy no serás la mujer mimada, respetada siempre, pero la energía del cortejo me la reservo para las musas.

Querido ser, soy poeta enamorado, embriagado y mojado... de tinta azul. Un beso de verso en vuestros labios, es la promesa del poeta. Del presunto poeta.


26 jul. 2016

Minirrelato: Diálogos con la Muerte

Soñando con la Parca
La noche ha llegado refrescando el ambiente. Edith Piaf añade un tono sepia a la estampa. Han tenido que pasar unas horas para que se le pasara la ansiedad que le hacía verlo todo negro. Había empezado varias cartas: una de suicidio y otra de bienvenida a la Muerte. Las dejó en el borrador. Horas después, se sintió mejor, empezó a respirar y notar la brisa.

Era una romántica trasnochada, enamorada del amor y de sus fantasías. Quería vivir lo que ella creía era un derecho universal. Formar una familia mientras ella crecía profesionalmente. Lo quería todo. Un trabajo que le permitiera conciliar la vida familiar sin sentir que era menos profesional por eso, ni menos madre por salir a buscarse la vida. Lo había escuchado muchas veces, cientos de mujeres lloraban porque trabajaban para que otros cuidaran lo que ellas había parido.

Ella lo había tenido todo y todo lo había perdido. Vivía siempre al límite de la exclusión social. A veces se preguntaba, para qué luchaba. No había familia, no había trabajo, se había enfermado de los nervios y ahora la felicidad se volvía esquiva como las fantasías que imaginaba. Pensamientos de tirar la toalla la rondaban más fielmente que cualquier enamorado eventual. La música que sonaba, la hacía recordar los consejos y recomendaciones de los amigos: Tienes que luchar por tí misma. 

Renegaba de todo, la soledad se había convertido en su amiga de juegos, pero le chupaba el aire como un vampiro. Un día se miró al espejo aturdida y vió a alguien a su espalda, le ponía una mano en el hombro pero no se sintió reconfortada. No sabía si asustarse o alegrarse ante aquel descubrimiento: ¿Era un ángel, un demonio, un familiar fallecido o la Muerte misma?

Por eso, esa tarde decidió escribir sus últimas líneas, aquellas que alguien encontraría. La carta del suicidio era de despedida, la de la Muerte de bienvenida. Cuando lo hubo terminado, sintió frío. ¿Tal vez la Muerte viene a saludarme? -- Pero no pasó nada, empezó a llorar desconsoladamente sin haberlo decidido. Todo era confuso, ¿se quería morir o no? ¿Quería luchar o no?

Sus deseos merecían una vida o no debería luchar por cosas tan banales. Sentía que era un animal más, como aquellos que la aconsejaban. Enfadada se miró al espejo y vio un rostro triste, ajado. Rompió el cristal con el puño, cortándose y sangrando con profusión. Empezó a escuchar voces, cada vez más fuerte. No quiso prestarles atención, la sangre lo manchaba todo. Miró al espejo y vio delante suya una cara oscura y descarnada. Sabía quién era, ella la Muerte. 

Sintió alivio al tenerla cara a cara. No se sobresaltó cuando ésta le habló:  -- Tienes el alma enferma de tristeza, te vengas conmigo o te quedes, no saborearás la paz en ningún lado. Cura esa mano y respeta el templo que se te ha dado. Si insistes vendrás conmigo pero te queda mucho que evolucionar. Cura tu espíritu, sana tu mente de pensamientos destructivos y trabaja para que obtengas lo que te mereces en esta vida y en la próxima. Llora que te apetezca, acaba con tu cuerpo físico, pero te vas a llevar el equipaje de la eterna tristeza. Déjalo ir, déjate llevar y ya vendré a buscarte cuando sea tu turno.

Se quedó aturdida, pero por una vez alguien le había hablado con sabiduría y no con frases llenas de tópicos. Encendió la luz, lavó su herida, arregló la habitación. Se duchó y salió a caminar a la calle. La madrugada hacía que las farolas parecieran oasis de luz y sombra. Al acercarse a una, se dio cuenta que la figura que la tenía agarrada del hombro era la Tristeza. Por ella estuvo acompañada en todo momento, hasta que la falta de aire la convirtió en Desesperación. Decidió dejarla agarrada a una farola y le dijo: Por favor, aférrate a la luz.

23 jul. 2016

Minirrelato: Los redactores. Historia de una pluma

Tatuaje Pluma
Había desistido de explicar las cosas, había desistido de hablar otros idiomas. Había gritado, susurrado y desaparecido tras la cortina del silencio. A veces, aceptar las verdades fundamentales de la vida es, con humildad, el verdadero camino. Los humanos somos unos soñadores, y aunque creamos que la creatividad se vuelve realidad, en otros casos soñar despierto sale caro. -- Así pensaba Clara, cuando se ponía a filosofar en la soledad de su cuarto mientras escribía en su diario unas líneas a fecha de hoy.

Esos momentos de reflexión mental y escrita la liberaba de la tensión del día a día. Lo que no sabía es que algunas de esas reflexiones conformaban el pasado, escrito en el presente pero que influiría en su futuro a corto plazo. Tardó un tiempo en darse cuenta, ¡sería casualidad!- pensó a menudo. Cada día fue más consciente, si ella escribía sobre un tema, justo a la mañana siguiente el profesor en clase dedicaba unas palabras a eso. ¿Coincidencia?.

Por la tarde, se fue trabajar y al llegar cansada a casa ya no recordaba lo sucedido. Cogió su cuaderno de tapas negras y siguió escribiendo sobre algún que otra idea. Al amanecer continuaron las señales cuando encendió la radio. Escuchar a la gente hablar en el metro empezó a ser duro.  Decidió que ya no era  casualidad, empezó a tomar notas de las casualidades. 

Cada tic en su cuaderno aumentaba el nivel de miedo y responsabilidad. ¿Ella escribía la realidad, o la realidad la utilizaba a ella como canal para que tomara nota?- Sudaba y temblaba al mismo tiempo. Eran pequeños detalles, pero ¿si escribiera sobre el hambre en el mundo, las guerras, la pobreza desaparecerían? ¿Sería un don o estaba loca? - Sentía pánico al intentar comprobar si era capaz de esa proeza, propia de los comics o las películas americanas. Ellos son los héroes, ellos saben como escribir para que un solo hombre o un equipo de élite salve a la humanidad- dijo en voz alta sin darse cuenta. ¿Acaso su pluma insignificante tenía ese poder real o era una ficción de su mente perturbada?- Le sudaban las manos y se reía nerviosa ante sus elucubraciones tan peregrinas- ¿Por qué yo?

Clara estuvo unos días aturdida, ante tan grande responsabilidad. No sabía si era un don o una locura temporal. Ella no era ninguna santa como Santa Teresa de Jesús para escribir inspirada por las Alturas, ni un San Agustín. ¿Y si sólo soy una persona intuitiva con capacidad de escribir y lo estoy mezclando todo?

Ella siguió escribiendo, pero con un sentimiento de responsabilidad universal que la hacía estremecerse de pánico cada amanecer. Desde luego que pensó en dejar de escribir, pero no se sentía ella misma, tenía que seguir. Escribía y escribía hasta que con el tiempo las coincidencias fueron menos frecuentes. Ella sintió alivio con esa distancia. Respiró, pues no quería la responsabilidad de ser la redactora de la realidad, de la historia. Prefería ser una intérprete más. 

No quiso ningún poder. Si alguien la leía se sentía afortunada, si ella vaticinaba algo y la realidad le demostraba que su fiebre literaria la había hecho ver una realidad de forma convexa o más acrisolada de la cuenta, lo prefería. Estudió para escribir, pero sus profesores la regañaban por su exceso de adjetivos que  volvían el texto pura Literatura. Y aunque tenían razón académicamente: Las rosas son rojas y arrojan un perfume embriagador. Mientras que la basura echa un olor nauseabundo. ¿Qué le vamos a hacer?- pensó mientras guardaba la libreta negra y el bolígrafo azul en su bolso hippie de mercadillo, salió a la calle y fue feliz pensando que podía mimetizarse con su entorno, observar, escuchar y sentirse pluma.


20 jul. 2016

Minirreflexiones: Lluvia de verano, gotas ácidas y panza de burro.

Mitad de julio y la nubes oscuras dan una sombra inusual a la tierra, en Canarias lo llaman panza de burro. La panza de burro hace que se mezcle el calor de la tierra, con alguna brisa despistada y unas gotas de agua que por apreciadas también son molestas. Ya que cuando esa gota toca la piel sientes como agua sucia. Los cristales se empañan de barro y el suelo resbala lleno de grasa, quizá del combustible cuando se vuelve etéreo. Una sublimación sucia y áspera. 

La gente no sabe si guarecerse o disfrutar de la lluvia guarrona. Siempre hay románticos que ponen sus pies descalzos en el suelo caliente y siente los vapores del agua al caer. Llaman la atención pero no bailan, sino corren. La lluvia limpia pasados, refresca presentes y te hace añorar un otoño lejano en el que la música retro a ritmo de saxofón hace mover los pies junto a la garganta de Billy Hollyday.

Cambuyoneo Las Palmas
Lluvia de verano, que te hace ver con tristeza el pasado, y te revuelve el cambuyoneo de sonrisas y desaires, en la cola de caja. Comentarios insignificantes, desatan ansiedades y comportamientos torpones. Que se alejen, y que no regresen cuando he olvidado. 

Amores culpables y sucios, como el fango de la lluvia ácida. Sube la cadencia hasta que el silencio abre la puerta  Nina Simone. Nuevo día, nueva vida. Sentirse bien. ¿Pero, Nina cómo eres feliz con la cara llena de barro? Yo bailo tras tus huellas. Aunque no puedo perdonar los pecados de otros. Quizás nunca se absuelvan los míos. Pero no puedo olvidar. El olvido es efímero, hasta la siguiente lluvia de verano, hasta el siguiente encontronazo en el supermercado. 

El odio se transforma en un planta trepadora que te asfixia como una corbata
Cambuyoneros La Laguna.
mal anudada. "Puedo perderme en los humores etílicos y dibujar corazones de tiza. Mis calles llevan hacia ti". La Guardia siempre tiene opciones para seguir.

"Dicen que tienes veneno en la piel - grita Radio Futura - aquí te espero en la barra del bar. Te crees que eres una bruja consumada y lo que dicen es que estás intoxicada. Estas hecha de plástico fino y quien te toca se queda con él".

La lluvia de julio, el agua tibia que moja el suelo caliente y evapora el líquido buscando un lavado de cara. Borrando los minutos poéticos o melancólicos y quedándose con el silencio de una imaginación turbulenta.

Me gusta ese paseo de atmósfera confusa, falta el aire pero hace fresco, hay humedad pero las gotas se evaporan. Quieren jugar contigo y tus recuerdos. La panza de burro y los cambuyoneros traen ecos de otras tierras llenos de artilugios que se venden  a los barcos que han atracado en su muelle. Fantástico romper moldes y estructuras mentales. Y que la música atemporal complete el ritmo de las gotas ácidas. Mezclar pasado, presente y música es un ejercicio a veces caótico. Pero para Edith Piaf no hay fronteras. Hace de un día gris, una foto en blanco en blanco y negro, le añade una pátina rosa, " la vie en rose". 

Ha quedado una entrada un poco caótica, pero creo que mi mente está igual que el día. Gris, ansioso, turbio y buscando referentes en el pasado. ¡Ha llegado el cambuyonero!


 

18 jul. 2016

Minirreflexión: Gargantas, arena, haikus y propagandistas. Desvaríos del calor


Mujeres de arena. Copacabana
Fondo rosa, niños coreanos sonriendo. Haikus que se cuelgan en cuerdas para tender. Vecinas que se miran como espectadoras de unos muros que se actualizan con fotos de posados en terrazas y playas difuminadas. Poesía que se desliza por la cuerda de la guitarra como una showgirl vista mil veces, observada y solo atendida en la pose erótica que desata la imaginación.

Voces de mujeres subidas al escenario que se confunden con sus hermanas del desierto, o de las que viven en las atestadas favelas. Pieles multicolores susurrando saetas llenas de lágrimas, algunas al aire, otras ante un icono de madera bien vestido. Gargantas llenas de ecos, profundas. 

Haikus verdes, amarillos, de tres líneas y sabiduría infinita. La infinitud que
despierta la intuición, aquella que desprecia la ciencia porque no es tangible, etiquetable, o no ha pasado por todas las etapas de su sistema. Aunque disimulen con el falso respeto de las cejas enarcadas y los labios haciendo el mohín de los que se creen cultos. Profundidades y alturas que ellos suben  y bajan en ascensor porque la escalera es para los lunes y los aspirantes.

Bella garza baila en el río, tenía una pata dormida. Haiku, ¿poesía o perogrullada? Me decanto por la última, porque: La grulla ha abierto sus alas al sentirse aludida. No estoy contando, así que los puristas sufrirán al leerlo. Lo siento, soy artista de las que una vez aprendidas las fórmulas me olvido de las fórmulas.  

Haiku. Jose Blanco
Fondo azul, en la televisión dibujos animados revelan verdades homéricas, esotéricas e incluso proféticas. Doraemon hace tiempo cogió una cuerda y se descolgó de la pantalla, le dijo a la showgirl que dejara la barra, le dijo a la saetera y a todas aquellas gargantas que cantaban en las profundidades de los abismos,  que callaran. Y se unieran a él para construir el futuro desde del futuro. Ellas se rebelaron y se negaron a tener ningún líder, ya eran maduras para revolucionar ese futuro que no existe, porque no ha ocurrido.

De repente, sonó un  grito desde el desierto, la maiko olvidó su adiestramiento, tiró el abanico y derramó el té,  las girls transformaron el show . La barra como un mástil y su cuerpo la bandera. ¿La revolución de las mujeres, de los hombres, de los animales,  de los artistas? La revolución de los insignificantes, las revolución de las voces que graba la arena. Voces que no se conforman con los escalones de la poesía, pero no necesitan un arma para matar al diferente. Si la poesía fuera un arma, los cantantes serían mercenarios y los poetas estrategas. Los bailarines, soldados de vanguardia. Los pintores, grafiteros, escultores... Propagandistas de primer orden. ¿O sí quizás lo somos?... Desvaríos del calor.



Minirrelato: El número sagrado

Iba todo mal, había sido como un gran cataclismo, una explosión tras la que solo escuchaba un agudo pitido. Veía caras, veía sus bocas moverse y no articular palabra alguna. Caminaba sin rumbo por la ciudad, pero no podía parar. Tenía unos cascos puestos cuyo ritmo tras un rato de zumbido reconoció como música. Una rápida de Pitbull puesta en bucle, cañero, a paso ligero, marcial. Ritmo intermedio, Lisa Stanfield recorriendo el mundo con pies más lentos. Si quería caminar acompañada, Pablo Alborán. Y si quería desaparecer de la existencia, a paso pluma o paso de fantasma, Emilia con su Inmenso mundo. 

Pasaba más de ocho horas andando. Ellos eran los que marcaban el ritmo pero no el rumbo del movimiento, ése siempre ha sido el viento, comandante de los errantes. Pasaron así muchos días. No podía parar. Cuando tenía hambre, con sus dos euros de presupuesto por día, compraba frutos secos, o aprovechaba las ofertas de las franquicias alimentarias. Llevaba una botella de agua que rellenaba en las fuentes o en los baños públicos. Se miró al espejo y se vio guapa, vestida de militar, de cacería, verde caqui y los labios rojos. No le interesaba ninguna pieza, tan solo aquel camino sagrado a ninguna parte.

Empezó a sentirse aún más ansiosa, el deporte no traía consuelo a su cuerpo, decidió parar de andar y entró en algunas librerías de segunda mano. Cogió uno sin apenas mirarlo y notó una electricidad que le dio a entender que la estaba esperando. Tenía un mensaje oculto que solo ella sabría descifrar. Le costó cincuenta céntimos y salió de la tienda. Después de muchos días vagando, sintió
la necesidad de regresar a casa. Él bolígrafo no era suficiente, necesitaba más herramientas.

Corrió a su habitación y allí en la mesilla de noche cogió el otro libro que
necesitaba. El diccionario, desde siempre lo consultaba al azar y siempre salía la palabra exacta para el momento exacto. Con ambos libros empezó a hacer cábalas y cuentas nacidas del interior de su cabeza. Cogía palabras, y a cada letra le daba un número: a veces eran fechas; otras si salían dos cifras las reducía a una. No sabía por qué le interesaban esos números y esas letras. Porqué era urgente descifrar el nombre de alguien, la edad infinita que pudiera tener o cuándo iba a aparecer. (Amanecer= 8; Iluminación=10=9+1; 1+0=1). Llenó hojas con cuentas parecidas.

Cuando terminó sabía que estaba más cerca,y empezó a escuchar voces en la madrugada: "Síguele, él ha pasado por lo mismo que tú". Eran las cuatro, no eran horas de llamar, pero su mente estaba hiperactiva y pasada de cuentas. Marcó el teléfono y tras varios toques en el silencio de las ondas, imaginó el sonido rebotando en las paredes de una casa que no conocía. De repente, se arrepintió de haberlo hecho, qué la había llevado hasta ese punto. Durante unos instantes, su lógica tomó el mando, paró aquella carrera frenética. Vete a dormir -- se dijo así misma, y obedeció.


17 jul. 2016

Minirrelato: Muñecas negras

Juguetes Curiosos
Era una muñeca oscura, gris, inspiraba temblores con sólo mirarla. Desde que se quedó encerrada en el taller de muñecas ninguna sombra parecía algo agradable. La muñeca estrafalaria se la regaló una prima gótica con gustos raros, a su parecer. Ya no era una niña para recibir juguetes, pero creyó que nunca tendría edad suficiente para regalos como aquellos. Estaba deseando que se fuera su prima para deshacerse del tétrico detalle.

Por fin, después de tres horas de charla sobre las aventuras de sus correrías góticas en los cementerios, que aún conservan lápidas en el suelo, pues los nichos no hacen el mismo servicio. No, las lápidas y sus inquilinos enterrados en tierra son más elegantes y tienen más porte que los nichos. Cuerpos ordenados como archivadores, alfabéticamente. Poco erotismo y respeto. Según sus particularísimas prácticas y como buena discípula de Tim Burton.

En fin, que en cuanto la prima se marchó, pensó en tirarla, pero por si acaso, guardó al bicho-juguete en el trastero ahogada entre cojines. Después,  salió a dar un paseo. Al llegar la noche vuelve a casa y encuentra una nota acusatoria: ¿Por qué lo hiciste? - Se quedó extrañada y no sabía si la había escrito su madre por irse sin decir a dónde iba. Después de unos minutos, no le dio más vueltas.

Tras una ducha un poco extraña, pues el gel de baño era negro, pastoso y frío. ¿Cuando ha comprado mamá este jabón tan raro?- Pensó, mientras se enjuagaba con asco. Salió de la ducha y cogió la toalla, pronto notó que una araña de patas largas se le subió en la mano. ¡Dios! ¿Qué pasa hoy?-- gritó. Matando con repugnancia al dichoso bicho.

Se puso el pijama inquieta, ya no tenía ganas de cenar, pero quería un vaso de agua. Al llenarlo con agua fría el cambio de temperatura hace que el cristal le estalle en las manos cortándole un dedo.¡Ufff, qué mal rollo me está dando esto!
Esto va a ser por culpa de la muñeca friki de la petarda de mi prima. Es demasiada casualidad. Voy a coger el juguete y lo quemo para que nadie lo coja y le pase algo malo.

Decidida vuelve al trastero y remueve los cojines, no la encuentra. Le empieza a subir un calor intenso que le hace gotear la frente. ¿Dónde estás monstruo? -- Siguió buscando y de repente vio otra nota en el fondo del cajón que la dejó callada. "Siempre he estado en tu cabeza".


Minirreflexión: Las mariposas vuelan del revés. ¿Tú te lo crees?

Alas de mariposa
Las mariposas vuelan del revés, los niños interactúan con sus amigos invisibles escondidos detrás de nicks o alias. Niños que viven a través de su avatar. Y su avatar cobra vida en las conversaciones irreales sobre Pokémons de realidad virtual. 

Las mariposas vuelan del revés, hoy no te critiqué mas de la cuenta ni menos de lo que tú puedas echar de menos. Sí, ese susurro en la nuca son los comentarios jocosos que mi alma no necesita ni la tuya tampoco. Pero, pronto cambié de tema, de lo mundano a lo espiritual, sin mediar respiro. Así de rápidos somos los humanos evolucionando o involucionando como las olas del mar.

Las mariposas vuelan del revés. Alguien dijo que la mariposa y su proceso evolutivo de oruga a bicho alado, era un buen símil para hablar de la renovación del hombre en momentos de crisis. Definición respetable, pero lo veo un ser efímero. Las serpientes son más prácticas, van a ras de suelo y el cambio de piel, aunque menos prosaico, también se le llama evolución.
#OremosporNiza #PrayforNice

Las mariposas vuelan del revés. Leer en los periódicos sobre el atentado de Niza
y que el niño se replantee la realidad de los videojuegos. Ver en sus ojos el miedo al terrorismo imparable y tener que explicarle que el éxito de estos individuos son pocos. Que su influencia se reduce a hacer el mayor daño posible en cuanto a las víctimas y que aumente el pánico en el imaginario colectivo. Que soñemos con miedo, que vivamos mirando de reojo a los demás.

Hablar con él y decirle que lo mejor que podíamos hacer con ellos, nosotros los ciudadanos de a pie, es dejar de tener miedo y rezar por las víctimas. Levantarse, andar y decirle a la mariposa que vuele, del derecho o del revés, el tiempo que le toque vivir. Que se eduque en los valores universales de amor al prójimo. Solidaridad. Respeto. No es tarea fácil, pero alguien tiene que regar y sembrar,  mientras otros se empeñan en destruir ... Vuela, vuela mariposa que se enteren, que nadie se esconda detrás de la máscara del avatar para esconder su verdadera esencia, o utilizar una ideología trasnochada para hacer daño... Que nadie viva con miedo.

8 jun. 2016

Minirrelato: La capa

Pintora“Mary Jane Ansell” 
Érase que se era, en el país de las peras... Un árbol tan grande y tan frondoso cuyo fruto estrella se componía de una delicada capa de piel que se adaptaba a todo tipo de contornos, los estilizaba y sacaba un partido enorme.  Esto era un maravilloso y gran problema, pues los médicos de cirugía estética cada vez operaban menos. La industria cosmética estaba afónica de cantar como una sirena encallada en secano. La industria de la moda se veía con las tijeras melladas y las agujas torcidas.

¡Esa dichosa capa no necesitaba costuras, era hipoalergénica, ecológicamente sostenible y encima gratis! ¡Rediós! ¿Qué te ha hecho la industria en general para que nos hayas castigado con tanta perfección? No podemos programarla para que se autodestruya cada temporada, no podemos ganar dinero porque pasa de mano en mano libre. Hemos querido cobrar impuestos por bienes "bienpuestos", pero no ha colado. Intentamos imitarla, denostarla, hemos pagado estudios asegurando científicamente que es cancerígena y que provoca enfermedades raras. Y no hay manera.

¿Ahora que hacemos gran árbol? ¿No tuvo la humanidad bastante con el divino manzano? Árbol que nos sacó del paraíso y nos metió en la cola del paro. Esa primera manzana que creó la oferta, la demanda y el autoservicio. ¡Malditos árboles! Si no podemos transformar, embellecer o maquillar, ¿qué hacemos con ellos? ¿Qué será lo siguiente? ¿Volar? Dios creador de árboles, ¿qué nos vas a dejar a la industria? 

Sí, si, ya sé que no rezaban las palabras que Tu Santo Oído querían oír. Ya sé que solo dicen: "lo deseo, lo necesito, me lo compro. Amén". Señor bendito, mientras sigues creando árboles que quitan el hambre, que quitan el frío. ¿Yo que vendo? Cada abrigo que se ponen sustituye el Ipad de mis hijos por una tablet pordiosera, ¡que da miedo verla! Por cada manzana que se comen de tu árbol no se venden las hamburguesas elaboradas en serie por cocineros de postín. Perdóneme Señor mío, esas capas los embellecen de tal manera que no necesitan apenas nada. ¿Y que hace la industria, el comercio, el transporte? ... ¿Por qué nos castigas con la peste de la austeridad verdadera?

Así lloraban unos, mientras otros se miraban en el espejo como si hubieran vuelto a nacer. La capa les había dado una seguridad que nunca antes habían sentido. Ya no veían arrugas, ni se notaban las estrías y si estaban ya no se acordaban. No se veían gordos, flacos o torcidos. Eran felices por primera vez, pero los otros no paraban de inventar. Lo último, fue decirles que la capa era transparente, que simplemente iban desnudos - como aquel rey tonto del cuento - a piel descubierta.  De repente, sintieron dudas, ¿iban desnudos y se gustaban? ¿Mostraban unos a otros sus heridas de guerra y no se sentían rechazados?

Por supuesto, esto creó un nuevo paradigma, esconder el cuerpo tras los potingues y accesorios que la poderosa industria - nuevo dios imperante - había conseguido implantar en los cerebros de sus acólitos. O una nueva autoestima surgida del aceptarse a sí mismo, sin decoración y con respeto.

Como ocurre en todos los cuentos, la historia se acaba cuando pone fin. En este, el desenlace lo pone un gran cartel de Rebajas donde se lee: "Capa de piel a mitad de precio hasta fin de existencias". Mientras de fondo, una voz recita que: "Hay bandejas de kilo y medio de manzanas y peras a un euro con cincuenta".

14 may. 2016

Minirreflexión: Vivir en modo macro

Foto en macro
Tal y como reza el título de esta reflexión, vivir en modo macro, es estar con la mirada enfocada en un punto hasta sacar de ella la belleza del detalle. Esto aplicado a la vida real es coleccionar instantes, y desmenuzar la existencia hasta reducirla a un fotograma. O lo que es lo mismo, vivir en carne viva.

Vivir sin piel no es práctico pero se puede, se sobrevive. Te vuelves alérgico a la luz, al sonido, al bullicio. Hay que exponerse, pero no todo a la vez. Se colapsaría el sistema. La información que llega es demasiado compleja en su sencillez. Pues, el modo macro te vuelve especialista de tu circunferencia, nada más. A menos que abras el objetivo y amplíes hasta la  profundidad de campo. 

Pasar de un estado a otro es complicado. A los macro-adictos se nos tacha de sensibleros, gente con ganas de vivir en el drama, de ser gente que defiende lo insignificante. Es cierto que este tipo de labor hace gigantesco lo pequeño. Y en eso los macro debemos ser responsables de lo que ampliamos. Desde luego que somos fieles al hecho, la duda ofende, somos fieles al retrato. Aunque algunos renieguen de la precisión del resultado. 

Además, la grandiosidad no se le puede regalar a cualquiera. No es egotismo, es responsabilidad. La Historia con mayúsculas muestra episodios llenos de la fanfarria que se monta para engrandecer a mindundis zalameros. Individuos con afán de moldear la vida de los demás según el filtro del color de su manía.

La fotografía fija y en movimiento nos ha hecho mirar el mundo, y a lo que él habita, de manera que cualquiera se siente Dios. Podemos echarle toda la imaginación que queramos, pero la vida es compleja y merece una buena reflexión al detalle y de manera holística. Ejercicio apto solo a valientes... Sonríe al pajarito :-)

FEEDJIT Live Traffic Map