FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

30 ago. 2011

La sombrilla, reflexiones de verano.02 (VI): ¿Qué tiene el verano que todo lo verde lo seca?

El título de esta entrada es la letra de una canción que canturreaba para sí mismo un compañero en una de nuestras jornadas laborales. Verano, veranito, veranete que seca la hierba verde. Deja la tierra seca, pero no yerma, porque desde que llueva volverá a rebrotar con más fuerza. Es simplemente un pequeño letargo necesario, un barbecho obligado. Aunque la sombrilla ha estado abierta, este verano casi no he publicado reflexiones, no es que no las hubiera, se han quedado en el borrador. 


Es posible que me esté volviendo avara con mis ideas, con mis reflexiones. O simplemente, que hasta la mente necesita estar en modo off algún tiempo. Escribir esas líneas cada día ha sido este año una  pequeña catarsis. Soy la tonta de la poesía y los minirrelatos, a todos se lo recomiendo. Escribir como la fórmula mágica, para afrontar y digerir debacles de la vida que es necesario vivir, porque para eso estamos vivos. 

La escritura en tiempos de crisis ha tenido un  papel liberador,  muchas veces me ha venido a la mente la imagen de los soldados en las guerras escribiendo cartas desde las trincheras. Textos que quizás no leería nunca nadie, pero que necesitaban existir. 

También es cierto que es fácil escribir si antes se ha estado de ruta literaria, mi truco ha sido leer lo que me gusta y entre esas lecturas. Hay algunas que son como pequeñas escapadas, acudir cada noche a La Boca del lobo y compartir con el periodista Ramón Lobo sus reflexiones siempre frescas, fluidas y poéticas sobre las grandes y pequeñas cosas. Ramón lleva el olor a mar y la brisa húmeda cargada de salitre hasta el Madrid de los Austrias o el parque del Retiro. Nos permite acompañarle en sus recorridos por las entrañas de la tierra en Metro. A través de sus pequeñas historias y las músicas acuarela, Ramón te hace viajar astral, virtual e imaginariamente. Te hace soñar con los ojos abiertos. Te inspira a escribir, a contestarle. Es una lectura que no te deja indiferente. Consigue sacar al poeta que todos llevamos dentro.

Otra de mis paradas literarias es el rincón del también periodista Rafael de Loma, Vuelva usted mañana. Este malagueño y veterano escritor, no duda en mostrarse cercano a los estudiantes. Siempre tiene un post dedicado a la profesión vista desde la experiencia del que ha vivido muchas guerras, pero que no ha perdido ni un ápice de ilusión por el futuro de las nuevas generaciones. Siempre generoso,  intenta transmitir su conocimiento con pasión y sencillez . Una master class en versión digital y con posibilidad de preguntar, contestar u opinar. Además, consigue que una 'agnóstica' como yo se lea un post entero sobre fútbol cuando este deporte ni me gusta ni lo entiendo. Rafael atrapa y siempre quedan ganas de volver por la mañana.

Estas son algunas de mis lecturas de medianoche, hay más, muchas más, depende de la hora. Mis hábitos de lectura han variado, y en ese sentido Internet tiene mucha culpa, porque me ha hecho seguidora de periodistas y no de marcas. Las sigo a todas y no sigo a ninguna. Leo lo que me interesa a la hora que puedo, como lecturas tranquilas. Un pequeño refresco antes de que el sueño reclame sus dominios, son la antesala del dormitorio, porque en la mesilla de noche esperan el Decamerón y Kapuscinski.

24 ago. 2011

La sombrilla, reflexiones: El gatopardo es gata

Valores de igualdad de género
Foto: YSH
No, no me he confundido. Ya sé que el libro de Lampedusa y la película de Visconti se titulan, simple y llanamente, El gatopardo. Primero, vi la película y luego leí el libro. Ambos muy recomendables. Esta obra es un buen retrato de la sociedad  italiana durante la guerra civil.  Otro hito destacable de esta obra,  es la archimentada frase actualmente de: "Todo debe cambiar para que todo siga igual". Sí, a muchos le interesa que el viejo sistema no se pierda del todo, que se retoque, que se vuelva más dinámico. Pero, que el mundo se siga vistiendo por lo pies.

Personalmente, lo que a mí me impactó no se queda tan sólo en el dato histórico-bélico, sino en el retrato que hizo Lampedusa de la mujer en la sociedad italiana, y que es perfectamente trasladable a España. En la película, Bastiana, la madre de Concetta, aparecía envuelta en velos negros, casi un burka, para que fuera a misa de cinco en la que menos afluencia de feligreses había, para que ningún ojo masculino pudiera ver que su belleza la había convertido en un mero objeto de coleccionista.

En el texto se la describe hermosa, pero al mismo tiempo embrutecida debido a la soledad y el encierro. Nacida para parir. El futuro de su hija no era mejor, aunque sí tuvo oportunidad de estudiar, esto simplemente era el pasaporte para obtener marido. Así evolucionó desde objeto que hace bulto a objeto decorativo. 

En pleno siglo XXI, no hemos mejorado mucho, si continúan apareciendo en las noticias la muerte de mujeres a manos de sus parejas, y aunque éste es el ejemplo más extremo, animo a los lectores y lectoras que observen a su alrededor, a ésta sociedad, donde somos tan democráticos, postmodernos y evolucionados. Les animo a que reconozcan la existencia de esas pequeñas batallas que se libran en silencio. Y no me digan que es un problema de autoestima, algo residual o anecdótico. Arrastramos un equipaje cultural, que ni las minifaldas, ni los pantalones bajos enseñando el tanga han solucionado. Dicen que el primer paso hacia la solución es reconocerlo. Trasmitir a las nuevas generaciones que la igualdad no es ser iguales en defectos, sino excelentes en cualidades y valores como el respeto. 

18 ago. 2011

#Poesía: El sueño de la muñeca

¿La poesía os hará libres?
No lo sé- contesta la muñeca- pero, la caridad de las palabras se demuestra en los susurros.
La poesía es una oración sencilla que se reza muy bajito.
Palabras encadenadas que liberan esclavos.
Esclavos que se saben libertos, pero ni reclaman ni viven su libertad.
Seres que repiten como autómatas las viejas rutinas,
porque la piel tiene memoria.
Aunque la mente cubra el recuerdo con el color sepia del olvido,
la piel tiene memoria.
Los dedos ciegos encuentran sin mirar los antiguos senderos.
El rastro que dejaron los hilos
que la hacían parecer una marioneta.
No hay mano que meza la cuna,
porque está ocupada tirando del hilo.
Ahora la seda es transparente y más larga.
Así se agranda la ilusión: Para que se sienta libre, para que se lo crea,
La muñeca finge que todo ha cambiado, cuando todo sigue igual.
Se revuelve, pero no interesa.
Se queja, pero no interesa.
A quemarropa la voz de la tradición le dicta el libreto,
para que no se salte ni una sílaba.
Para que no olvide ni una rutina.
Sí, quieres ser libre, hazlo en el silencio.
Sí quieres ser libre, muestra mansedumbre.
¿La poesía os hará libres?
No lo sabe, pero es en la frases sencillas donde la muñeca manifiesta su rebeldía.
Ni callada, ni mansa.

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...