FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

9 feb. 2011

Noticia: La cultura patriarcal es una de las enfermedades del Tercer Milenio. * Shirin Ebadí reveló algunas claves para lograr la igualdad real entre el hombre y la mujer

Una de las vías hacia la transformación social se produce a través del diálogo y ayer el Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Comunicación fue el marco donde se habló de igualdad entre los seres humanos independientemente de su género o creencia religiosa. Shirin Ebadí, de origen iraní, es defensora de los Derechos Humanos, abogada y premio Nobel de la Paz en 2003 y presentó su conferencia " Ser mujer en Irán y en los países islámicos" desde donde presentó una radiografía de la mujer global.

La Sra. Ebadí hizo un recorrido por las diferentes culturas del mundo resaltando el hecho de que las religiones no tienen "leyes antimujer" son las tradiciones culturales que se transmiten por generaciones las que perpetúan prácticas salvajes como la ablación genital en África, o las lapidaciones en Afghanistán. "Esto es producto del patriarcado", aclara Ebadi. "La cultura patriarcal es como la hemofilia, una enfermedad que se transmite de madres a hijos. La mujer es responsable de su perpetuación al ser la primera educadora del niño. Detrás de un hombre machista hay una madre machista".

La Dra. Ebadí animó a depurar el discurso desligándolo de las prejuicios religiosos y centrándolo en la educación como herramienta de transformación, para que la mujer pueda ocupar el puesto y la representatividad reales que son necesarios en una democracia.

La mujer dentro sistema político y la vida pública puede transformar las leyes discriminatorias que limitan sus libertades y derechos. La revolución está en la mujer y en la posición que esta ocupa en la sociedad y lanzó una pregunta al auditorio: "En España siendo un país democrático y con un índice alto de mujeres universitarias, ¿por qué hay sólo tres rectoras?". Ebadí también apunta que: "En los países europeos y en Estados Unidos hay leyes que reconocen y aceptan los derechos humanos y la igualdad de género. Legalmente no hay discriminación, pero las mujeres realizan una doble jornada laboral dentro y fuera de casa y cobran menos. ¿Acaso están disfrutando de esos derechos ganados?"

La conferencia ha sido organizada por el Vicerrectorado de Igualdad, ha estado presidida por el decano del centro, Juan Antonio García Galindo, y por la vicerrectora de Igualdad, Teresa Prieto.


Otros enlaces de interés:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pensé que iba a comentar y decir que el tema limpio, ¿lo hacen por ti mismo? Es realmente impresionante!

Norah Barranco dijo...

Gracias por compartir esta ponencia. El mal endémico no es la herencia patriarcal de los valores de madres a hijos, sino la criminalización de lo que sea diferente en ciertos paises...bien es cierto que en nuestro "evolucionado" occidente seguimos cometiendo los mismos errores pero los edulcoramos con supuestas políticas de igualdad. Un saludo

Yeiza dijo...

Gracias por vuestra visita.

Sí, Norah tienes razón, vemos el mundo con nuestras gafas de occidentales desarrollistas, pero es interesante empezar a poner nombres y apellidos a las enfermedades que nos impiden desarrollarnos. De todas formas estas etiquitas son perfectamente cuestionables. Aprendemos a través de ensayo-error.

Un saludo

Marcos Ley dijo...

Respirando fuerte. Un gran momento volver a estar aquí, contigo.

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...