FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

26 feb. 2011

Minirrelato: Historias de gatos (III)

Había una vez un gato al que dentro de una botella encerraron. Cada día pasaban sus dueños y allí le echaban de comer... lo justo para que no creciera demasiado. Todos los que venían de visita se quedaban admirados.

- ¡Un gato dentro de una botella!, ¡Qué tranquilo está y no se queja!. ¡Qué buenos propietarios gatunos sois!

- Sí, nuestro 'trabajito' nos cuesta. Los gatos por su naturaleza son salvajes y hay que educarlos con mano dura, ya se sabe que en la férrea disciplina se haya la excelencia. Es como un pequeño bonsai, pero que maulla y te mira a los ojos.

Van pasando los días, los meses y los años, el manso gatito comienza a crecer y a maullar con más fuerza. Deseaba salir de la botella, pero ante sus súplicas los dueños optaron por ponerle un tapón a la botella, esperando así que el gato se callara. Éste maulló hasta que se consumió el aire y se desplomó desvanecido.

Uno de los propietarios se interesó por el estado del felino, aunque enseguida se despreocupó al comprobar que el gato abría los ojos de nuevo. Sólo ha gastado una de sus vidas aún le quedan seis- pensó. Esto sólo era el principio, una vez abierto el tapón insistió maullando y arañando el cristal de la botella.

Los dueños del gato llegaron a la conclusión de que éste había enloquecido y lo mejor era intentar que no sufriera, así que decidieron llenar la botella de agua y se fueron.... al regresar sólo encontraron un charco transparente y la botella rota.

4 comentarios:

vihernes dijo...

Es muy hermoso el relato, no se puede vivir cuando intentan apresar nuestro espíritu.
algunos se dejan morir mansamente y otros luchan hasta la muerte por salir de su prisión.
Un abrazo.

Yeiza dijo...

Gracias Vihernes, un placer tenerte por aquí. Un saludo

Elisa Moreno dijo...

Uff, he sufrido como el gatito, qué angustia y qué penita :S
Y totalmente deacuerdo con el comentario de Vihernes, me quedo con su moraleja ;)

Yeiza Sarmiento dijo...

Hola Elisa!!! gracias por pasar por aquí. Me alegra que te guste. Un saludo guapa. Nos vemos ;-)

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...