FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

29 ago. 2016

Fotorreflexiones: La mirada de un poeta desencantado


Alfred Stieglitz
La mirada de este niño, captada por la lente de la cámara de Stieglitz, es la mirada del ser al que ya no le sorprende nada. ¿Qué cuento le vas a contar? ¿Qué milonga le vas a soltar? ¿Acaso crees que le han robado la infancia? No, esa mirada reta al destino y a la vida. Ese cinturón hecho de cuerdas, esas manos en los bolsillos, ese pecho lampiño al aire. Y la mirada fría como el témpano de hielo. ¿Acaso crees que un abrazo calentará su alma? ¿Crees acaso, que te pide algo? No, no se pide, para no agradecer. El agradecimiento es la cuerda del ahorcado. Él puede con lo que le ponga la vida. La lucha la lleva revuelta en su pelo. Su boca asemeja el corte de un cuchillo biselado. Sabe sonreír, pero no te dedica ese privilegio. Pregúntale por Proust, por Nietzsche. No le importan porque no le llenan la barriga. ¿Quieres comprensión? No la busques en sus ojos. A la única a la que le da la mano es a la Soledad que lo cubre del frío o le consuela de los locos adultos que transformaron su mirada en el espejo del infierno. ¿Sientes pena por los niños icónicos? Ellos ignoran quién eres tú y la supuesta pena. ¿Quieres algo más? Quita el flash.

No hay comentarios:

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...