FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

10 jun. 2011

Poesía: ¿Cómo lloran los poetas?

Los poetas no lloran, porque llorando,
las lágrimas derramarían la tinta necesaria para escribir.
Un poeta siempre tiene las manos vacías, pero los ojos llenos de promesas.
Un poeta sonríe en el silencio,
porque es en ese silencioso castigo transformado en aislamiento,
donde el poeta construye castillos confortables,
donde las palabras no pronunciadas
no son puñales que se clavan en el alma.
Sino rosas rendidas al artista.
El silencio de los poetas está lleno de susurros.
¿Has visto algún poeta sólo?
Fíjate bien, anda rodedado de historias, de cuentos, de poemas,
de líneas que son los caminos nuevos hacia nuevas gentes.
El poeta silencioso escribe sonetos en el viento.
El poeta cuando ríe, agradece con cada sonrisa
que la muerte le regala un día más para que siga escribiendo.
El poeta no escribe para vivir.
El poeta es un muerto con licencia para respirar.
La Parca es la única mujer que tiene potestad para callar a los poetas.
Y aún así, los eleva hasta el infinito.
Los poetas no lloran, sólo escriben.
Los poetas no mueren, porque viven en sus letras.
La poesía, es canción. La poesía es suspiro.
La poesía es pañuelo y mortaja.
La poesía es tumba y altares.
¿Sabes cómo lloran los poetas?

No hay comentarios:

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...