FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

24 ago. 2011

La sombrilla, reflexiones: El gatopardo es gata

Valores de igualdad de género
Foto: YSH
No, no me he confundido. Ya sé que el libro de Lampedusa y la película de Visconti se titulan, simple y llanamente, El gatopardo. Primero, vi la película y luego leí el libro. Ambos muy recomendables. Esta obra es un buen retrato de la sociedad  italiana durante la guerra civil.  Otro hito destacable de esta obra,  es la archimentada frase actualmente de: "Todo debe cambiar para que todo siga igual". Sí, a muchos le interesa que el viejo sistema no se pierda del todo, que se retoque, que se vuelva más dinámico. Pero, que el mundo se siga vistiendo por lo pies.

Personalmente, lo que a mí me impactó no se queda tan sólo en el dato histórico-bélico, sino en el retrato que hizo Lampedusa de la mujer en la sociedad italiana, y que es perfectamente trasladable a España. En la película, Bastiana, la madre de Concetta, aparecía envuelta en velos negros, casi un burka, para que fuera a misa de cinco en la que menos afluencia de feligreses había, para que ningún ojo masculino pudiera ver que su belleza la había convertido en un mero objeto de coleccionista.

En el texto se la describe hermosa, pero al mismo tiempo embrutecida debido a la soledad y el encierro. Nacida para parir. El futuro de su hija no era mejor, aunque sí tuvo oportunidad de estudiar, esto simplemente era el pasaporte para obtener marido. Así evolucionó desde objeto que hace bulto a objeto decorativo. 

En pleno siglo XXI, no hemos mejorado mucho, si continúan apareciendo en las noticias la muerte de mujeres a manos de sus parejas, y aunque éste es el ejemplo más extremo, animo a los lectores y lectoras que observen a su alrededor, a ésta sociedad, donde somos tan democráticos, postmodernos y evolucionados. Les animo a que reconozcan la existencia de esas pequeñas batallas que se libran en silencio. Y no me digan que es un problema de autoestima, algo residual o anecdótico. Arrastramos un equipaje cultural, que ni las minifaldas, ni los pantalones bajos enseñando el tanga han solucionado. Dicen que el primer paso hacia la solución es reconocerlo. Trasmitir a las nuevas generaciones que la igualdad no es ser iguales en defectos, sino excelentes en cualidades y valores como el respeto. 

No hay comentarios:

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...