FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

30 ago. 2011

La sombrilla, reflexiones de verano.02 (VI): ¿Qué tiene el verano que todo lo verde lo seca?

El título de esta entrada es la letra de una canción que canturreaba para sí mismo un compañero en una de nuestras jornadas laborales. Verano, veranito, veranete que seca la hierba verde. Deja la tierra seca, pero no yerma, porque desde que llueva volverá a rebrotar con más fuerza. Es simplemente un pequeño letargo necesario, un barbecho obligado. Aunque la sombrilla ha estado abierta, este verano casi no he publicado reflexiones, no es que no las hubiera, se han quedado en el borrador. 


Es posible que me esté volviendo avara con mis ideas, con mis reflexiones. O simplemente, que hasta la mente necesita estar en modo off algún tiempo. Escribir esas líneas cada día ha sido este año una  pequeña catarsis. Soy la tonta de la poesía y los minirrelatos, a todos se lo recomiendo. Escribir como la fórmula mágica, para afrontar y digerir debacles de la vida que es necesario vivir, porque para eso estamos vivos. 

La escritura en tiempos de crisis ha tenido un  papel liberador,  muchas veces me ha venido a la mente la imagen de los soldados en las guerras escribiendo cartas desde las trincheras. Textos que quizás no leería nunca nadie, pero que necesitaban existir. 

También es cierto que es fácil escribir si antes se ha estado de ruta literaria, mi truco ha sido leer lo que me gusta y entre esas lecturas. Hay algunas que son como pequeñas escapadas, acudir cada noche a La Boca del lobo y compartir con el periodista Ramón Lobo sus reflexiones siempre frescas, fluidas y poéticas sobre las grandes y pequeñas cosas. Ramón lleva el olor a mar y la brisa húmeda cargada de salitre hasta el Madrid de los Austrias o el parque del Retiro. Nos permite acompañarle en sus recorridos por las entrañas de la tierra en Metro. A través de sus pequeñas historias y las músicas acuarela, Ramón te hace viajar astral, virtual e imaginariamente. Te hace soñar con los ojos abiertos. Te inspira a escribir, a contestarle. Es una lectura que no te deja indiferente. Consigue sacar al poeta que todos llevamos dentro.

Otra de mis paradas literarias es el rincón del también periodista Rafael de Loma, Vuelva usted mañana. Este malagueño y veterano escritor, no duda en mostrarse cercano a los estudiantes. Siempre tiene un post dedicado a la profesión vista desde la experiencia del que ha vivido muchas guerras, pero que no ha perdido ni un ápice de ilusión por el futuro de las nuevas generaciones. Siempre generoso,  intenta transmitir su conocimiento con pasión y sencillez . Una master class en versión digital y con posibilidad de preguntar, contestar u opinar. Además, consigue que una 'agnóstica' como yo se lea un post entero sobre fútbol cuando este deporte ni me gusta ni lo entiendo. Rafael atrapa y siempre quedan ganas de volver por la mañana.

Estas son algunas de mis lecturas de medianoche, hay más, muchas más, depende de la hora. Mis hábitos de lectura han variado, y en ese sentido Internet tiene mucha culpa, porque me ha hecho seguidora de periodistas y no de marcas. Las sigo a todas y no sigo a ninguna. Leo lo que me interesa a la hora que puedo, como lecturas tranquilas. Un pequeño refresco antes de que el sueño reclame sus dominios, son la antesala del dormitorio, porque en la mesilla de noche esperan el Decamerón y Kapuscinski.

No hay comentarios:

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...