FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

16 ago. 2010

La sombrilla, reflexiones de verano (VI)

En mis habituales paseos por Málaga centro no puedo dejar de fijarme en la flora y fauna que recorren sus calles. Iniciando el paseo encontramos a los músicos, dando la nota, poniendo la banda sonora a la ciudad. La imaginación vuela y uno se siente actor de película, un personaje perdido y atormentado por sus pensamientos y a los que esa música añade emoción e intensidad.

La acordeonista, con su trenza de espiga ladeada y un enorme faldón estampado, que tiñe de melancolía la calle Larios, con su voz de varítono entona canciones tristes a la sombra de las fachadas.

Continuamos el paseo, y nos encontramos con las estatuatuas vivientes, o "arte que respira": el hombre invisible que hincha globos, el peregrino de Santiago, el hada de la fuente, el gladiador alado y uno que hace homenaje a la prensa en papel, el hombre periódico- un tipo envuelto en noticias escritas en chino sentado en un cómodo sillón cubierto del mismo motivo- otro uso para la prensa.

Un capítulo especial lo merecen los vagabundos, pues, los hay a los que les falta un miembro: una pierna y con sus muletas piden en los semáforos; o sin brazos y con un cacharro de plástico en la boca que con movimientos de cabeza hace resonar las monedas del interior, no pasa inadvertido. Otros, en cambio, piden en silencio, con un cartón de letras medio borrosas: "Tengo hambre".

Unas veces solos, otras acompañados por su perro, o en pareja. Hombre y mujer abrazados sobre el cartón a luz del día. Protegidos por la intimidad que ofrece la mirada indiferente del viandante que se cruza con ellos y no les ve. Duermen a la luz del día con la cara oculta entre los abrazos.

El otro día me sorprendí admirando cómo uno de ellos recogía sus mantas, las doblaba cuidadosamente y las guardaba en una pequeña maleta pulcramente ordenada. Mi mirada se perdió en el interior de esa maleta, todo un mundo reducido a cuatro mantas.

Y por último, no puedo dejar de referirme a una señora bajita, que pide sin mirar a la cara: traje marrón, pañuelo negro en la cabeza -lo siento, no puedo dejar de compararla con Doña Rogelia, la de Maricarmen y sus muñecos- que encorvada camina con pasos cortos y en silencio levanta su manita pidiendo algunas monedas.

Aunque recorras mil veces sus calles, Málaga siempre te sorprende. Siempre encuentras algo que merece ser retratado con imágenes o con palabras.

No hay comentarios:

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...