FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

31 ago. 2010

La sombrilla, reflexiones de verano (IX)

Ay, me he quemado el brazo con el tostador del trabajo y me escuece horrores. "Cuando llegues a tu casa ponte hielo", dice una compañera mientras la otra me comenta: "si no tienes crema para las quemaduras ponte pasta de dientes".

Bueno, de momento me he puesto unos guisantes congelados que ya se han derretido y no refrescan nada. Lo de la pasta de dientes me resisto a probarlo, aunque si me sigue doliendo, no sé...

No os había dicho que comparto piso. Sí, con unas compañeras un poco molestas aunque no son ruidosas: hormigas y cucarachas. Las primeras son las de siempre, pequeñas y en manada, de las segundas hay dos tipos: las morenas de toda la vida, esas que cuando las miras se echan a volar y siempre van a por ti. Da un repelus que te toquen la piel - sólo de pensarlo se me ponen los pelos como escarpias- parece como si tuvieran púas en las patas.

Hoy he descubierto al nuevo tipo de inquilinas, las llamadas inglesas - no sé si por aquí las llaman así- son cucarachas pequeñas y rubias. Así que con semejante turbamulta de seres vivos que habitamos el piso, cada noche llego mirando a ver qué me encuentro.

Dicen que: "cuando no está el gato hacen fiesta los ratones", pues, las hormigas se lo toman al pie de la letra. Les discuto y les digo que para una buena convivencia lo mejor es que nos respetemos y no conviertan la casa en la versión malagueña de la Marabunta. Si ellas respetan mi espacio yo no me las cargo con el insecticida. Lo que pasa es que deben tener memoria de pez porque no hay manera de que lleguemos a un acuerdo.

En cuanto a las cucarachas, ese es otro cantar. Rubias y morenas se pasean insolentes a pesar del cebo y otros inventos, al final tengo que resolverlo por las bravas, echar a las okupas, o más bien sus restos mortales. Aunque, si tardo mucho en recoger los cadáveres son las hormigas, tan hacendosas ellas, las que toman el relevo. En fin, preguntaré a mis compañeras de piso si lo de la pasta de dientes va bien o mejor me espero a mañana a que abra la farmacia.

Hoy se me ha quedado un post un poco raro, pero a las 2.25 de la madrugada no esperes que haga filosofía barata ;)

No hay comentarios:

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...