FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

13 jul. 2012

Minirrelato: El sesgo en la mirada

"De lo que escuches no creas nada, y de lo que veas la mitad", así decía la voz arrugada por el tiempo, de la joven de mirada aviesa y nariz romana. Dicen que esas narices son muy aristocráticas, por eso no usan pañuelo, sino el borde de la sotana. La sotana del cura que iba para labriego, pero que sintió la llamada justo cuando encorvado arrancaba la mies, y sudando miró al cielo.

"De lo que escuches no creas nada, y de lo que veas la mitad", le dijo el niño al viejo, porque los niños hoy son viejos barbilampiños. Y los viejos son ahora los niñeros de las generaciones que ya no les cuidarán.

"De lo que escuches no creas nada, y  de lo que veas la mitad", le dijo el marido infiel a la infiel esposa, que chateando con nombres falsos, sin saber que se ponían los cuernos mutuamente. Ya se sabe, las cosas del querer.

"De lo que escuches no creas nada, y de lo que veas la mitad", así decía el tuerto al ciego, que como no veía, solo oía las campanas redoblar. 
- ¡A la derecha!- gritó el ciego. 
-¿Y tú que sabes?- respondió el tuerto. 
- Y, ¿cómo quieres que siga a ciegas, a alguien que ya tiene el sesgo en la mirada?


1 comentario:

Anónimo dijo...

Las percepciones erroneas son la madre del fruto de los fracasos.

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...