FRASE INTERESANTE

Artículo 20 de la Constitución Española de 1978. Se reconocen y protegen los derechos: A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

"Quien teme expresar lo que piensa, acaba no pensando aquello que no puede decir". Manuel Arias

En Construcción

En este cajón de sastre vuelco mis dos pasiones: la Literatura y el Periodismo. Se encuentran pero no se mezclan.

Seguidores

18 feb. 2016

Poesía: Bailando en las paredes

Graffiti Bailarina
Los pies gravitan en el espacio; 
siguen los compases rozando la pared.
Bailarina de balneario y miniteatros.
La etérea bailarina mueve su cuerpo de lado
como si fuera una línea en la tercera dimensión.

Baila como un punto siendo línea en el espacio.
Le dijeron que se acostumbrara a bailar sola.
Los bailarines que bailan en las paredes son singulares.
Nadie aguanta bailar de lado en la pared.

Prefieren los brillantes escenarios,
o el duro suelo para componer sus adagios.
¿Pero qué se espera de una bailarina de pared?
Pues, que se baje y camine de puntillas, 
que haga un pass de bourré o el arabesque en vertical.
Mirando al público y de frente, bailar.

Esta bailarina no ha nacido para seguir al rebaño.
No es bailarina de grupo, colocada allí al fondo.
Fred Astaire en Bodas Reales
Nadie sabe con ella qué hacer.
Ella baila sin esfuerzo como aquel Fred Astaire.
No puede la Física o la magia descifrar su habilidad.

Ella solo sabe bailar, 
como si la música le dictara la coreografía.
Baila, baila, bailarina. 
Baila, baila, 'bailaora',
Baila de lado como las hormigas.
Baila de lado como las arañas.
Baila de lado como las lisas, salamanquesas o perenqués.
Ella baila sin esfuerzo como aquel Fred Astaire.

No hay comentarios:

Opinión: A tomar viento con Neruda

Mezcla explosiva para los sentidos, esos que están adormecidos con el opio del egocentrismo y demás drogas duras. Pero claro, no lo digas m...